Gabriel Corrado sumará desde el lunes al encabezar el magazine “Mañanas Públicas” un nuevo paso en su camino de más de 35 años como actor, productor, escritor y locutor porque se ufana de “no tener miedo a golpear puertas”.

Con diversas actividades pero afirmado en sus raíces como intérprete, Corrado asegura en charla con Télam que “es muy angustiante para un actor esperar a ser llamado y eso te obliga a tener otras cosas y, finalmente, un actor es un buscador de oportunidades”.

En busca de esos orígenes entre la pasión por actuar y el deseo de hacer de ello una profesión, cuenta que “estudié con Marcelo Bernengo y fui parte del Teatro Experimental Argentino Contemporáneo de Buenos Aires con el que en enero de 1983 hicimos una gira por el Valle de Punilla con una obra para chicos”.

En ese relato, el artista que además se formó con Raúl Serrano y Augusto Fernandes apunta que “como dejé la Facultad de Medicina mis viejos me soltaron la mano y vendía ropa para subsistir, pero en unas vacaciones en el hotel de Actores me crucé con Mario Pasik quien me dijo 'es ahora' y me instó a que fuera a probarme como galán de telenovela. Yo me quería morir porque había mucho prejuicio con la televisión, pero dejé el grupo de teatro y lo hice”.

“En 1986 hice mi primer bolo que fue justamente en la Televisión Pública para 'Mesa de noticias' y luego en un especial que se llamó 'Pantalones azules' protagonizado por Julio Chávez y dirigido por María Herminia Avellaneda”, recuerda sobre los albores de un trayecto exitoso.

Esos aprendizajes los sigue poniendo a prueba como cuando sacando todo ego de lado audicionó para poder ser parte de la tercera temporada de la serie inglesa “Riviera” que desde diciembre se emite por Fox Premium Series.

“Siento que en nuestra profesión -postula- uno rinde examen en cada momento, estamos muy expuestos y hay que saber renacer en cada tiempo. En ese sentido un casting es la mejor manera que uno se mida y sepa si puede estar a la altura de las circunstancias”.

Así el intérprete es uno de los dos argentinos (el otro es Franco Masini) que se sumó al drama protagonizado por Julia Stiles para los ocho episodios de una trama que incluyó a Buenos Aires.

Al respecto Corrado repasa “los nervios por rendir un examen y la humildad de aprender, de querer hacer y de llegar a un mercado como el anglosajón al que no había entrado” y también “el orgullo por la calidad artística y técnica que tenemos en el país”. (Télam)