La 55ta. edición del Festival de Jazz de Montreux tratará de burlar el contexto pandémico tras un 2020 sin actividad y, para ello, contará con un escenario construido sobre pilotes rodeado por las aguas del lago Ginebra y un aforo al aire libre para solamente 600 espectadores.

Sin contar con el célebre auditorio Stravinski, la oferta melómana contará con otros tres escenarios donde podrán congregarse hasta 300 personas en cada uno, instalados en los jardines y salones de un hotel.

Acompañando el anuncio sobre la realización del encuentro entre el 2 y el 17 de julio, su director, Mathieu Jaton, señaló que "nuestro principal objetivo es, después de 18 meses sin música, dar esperanza a la gente y a los artistas de que podemos hacer algo. Si hay una pequeña ventana para que esto suceda, vamos a hacer que suceda”.

La cartelera definitiva de Montreux, en cuyo ámbito brilló el centenario Astor Piazzolla y también acogió a Fito Páez, recién se anunciará hacia finales de mayo. (Télam)