El compositor y guitarrista argentino Fernando Egozcue, que se radicó en Madrid hace 30 años donde trabaja profusamente con el violinista Ara Malikian y en otros proyectos solistas y grupales entre música popular y académica, volverá el miércoles a la escena local para presentarse en el porteño Café Berlín.

"La ilusión de mi vida era dedicarme enteramente a lo que amaba y sentí que debía dar el paso para intentarlo y fue en España donde empecé a trabajar casi inmediatamente y me sentí bien, con mucha energía", comenta Egozcue durante una entrevista con Télam en la que explica la decisión de emigrar que tomó en 1992.

El artista, de 62 años, se formó de niño con Blanca de Solari, luego en el Conservatorio Municipal de Música de Buenos Aires, donde estudió armonía con Carlos Guastavino, y durante dos años consecutivos, 1978 y 1979, obtuvo una beca en el Seminario Internacional de Guitarra en la ciudad de Porto Alegre.

En su formación también participaron nombres de peso como los de Luis María Corallini, Nelly Menotti, Guillermo Graetzer y Greg Hopking y a sus 23 años, publicó el álbum debut con obra propia, "Música de la ciudad de Nuevos Aires" junto al grupo Nuevos Aires, registro que en formato casete le acerca a Astor Piazzolla, a la salida de un concierto del Quinteto del bandoneonista en Barrancas de Belgrano.

Un año después, el manager de Piazzolla lo llama porque Astor quería conocerlo y regalarle el original de su composición "500 Motivaciones" para que "hagan ustedes lo que quieran".

"Interiormente fue un increíble y totalmente inesperado espaldarazo a mi música. Lo más valioso de ese gesto fue la verdad con que lo hizo Piazzolla. No teníamos ninguna conexión ni cercana ni lejana ni con él ni con nadie de su entorno. Fue un gesto sincero de su parte a partir de un disco que le di personalmente por la calle", evoca Egozcue a poco más de 37 años de aquel acontecimiento.

Con un fecundo camino recorrido desde entonces y a cuatro años de su anterior presentación local (entonces con Nuevos Aires en la Usina del Arte), el músico tocará el miércoles desde las 20.30 en la sala sita en Av. San Martín 6656, en compañía de Quique Condomí (violín), Juan Tesone (batería), Daniel Falasca (contrabajo) y Claudio Méndez (piano).

Télam: ¿Con qué repertorio regresás a la Argentina para tocar en Café Berlín?

Fernando Egozcue: Aprovecho esta oportunidad para tocar un repertorio de distintas épocas y momentos de mi vida, incluidas algunas versiones de tangos tradicionales, a guitarra solista, a Trío, Cuarteto y también a Quinteto. Volver a tocar aquí me genera una gran emoción y desde el momento que lo supe un cosquilleo constante me acompaña.

T: ¿Haberte ido de la Argentina hace más de 30 años tuvo que ver con que necesitabas de una libertad de escena y escucha que no existía en el país?

FE: La libertad en escena creo que se va conquistando con el tiempo y el ejercicio de actuar en público. Cuando uno es capaz de dar con naturalidad, de dejar salir lo que quiere contar, la gente reacciona con amor y reconocimiento, se conecta a eso. La escucha en este país, o ampliándolo, la actitud del público argentino con cualquier actividad artística es conocida y reconocida en todo el mundo, es cálida y afectiva. Y también es conocido en todo el mundo la capacidad de los artistas argentinos. El problema es, como ya sabemos, la poca capacidad económica en general de promover y programar actividades artísticas con continuidad para generar un espacio de desarrollo. Son actividades reducidas a un sector que lo puede consumir y eso termina frustrando a la gente con ganas de hacer cosas, que es muchísima.

T: ¿Qué encontraste en España para poder desarrollarte?

FE: España es un país que ofrece posibilidades para desarrollarse, desde los años 80 ha hecho un gran esfuerzo en cultura para ponerse más cerca de los países centrales de la Comunidad Europea y hubo un gran movimiento hacia adelante. En lo personal tuve la suerte de conocer y asociarme con gente muy potente con la que hice muchas cosas. Fue un poco casual también pero tu disponibilidad y entrega tienen que estar ahí para que suceda.

T: ¿Allí te ubican en alguna casilla o podés desplegarte entre el tango, el jazz, la música contemporánea y la "world music" sin ataduras?

FE: Se me relaciona más con el tango contemporáneo pero participo también en espacios de jazz o de músicas del mundo. En los últimos años se fue abriendo y dejando de lado ciertos arquetipos, lo vamos haciendo entre todos creo. Las músicas más alejadas a nuestra cultura cada día las conocemos más y vamos perdiendo la necesidad de nombrarlas como cosas que no se mezclan. Actualmente todas las músicas interaccionan, se fusionan naturalmente y la gente lo incorpora con naturalidad.

T: ¿Cómo describirías tu vínculo artístico con Ara Malikian?

FE: A Ara lo conozco desde el año 98, cuando aún él vivía en Londres. Hicimos un proyecto musical a septeto que se llamó Ensamble Nuevo Tango y en el 2007 el grupo Ara Malikian/Fernando Egozcue Quinteto con el que hicimos dos discos y trabajamos muchos años. Paralelamente tocamos a dúo de violín y guitarra un repertorio más acústico. En todos estos proyectos usamos mis composiciones. Una combinación de mi música y su arte con el violín. Es un amigo y un compañero de ruta de toda la vida.

T: ¿Qué sabés del presente de la música argentina' ¿Hay expresiones que sentís entran en conexión con lo que vos hacés del otro lado del Atlántico?

FE: Miro muchas cosas a través de las redes o por amigos que me descubren cosas y me da la impresión que a partir del cambio de siglo fundamentalmente, surgieron cantidad de propuestas con mucha calidad, tanto en el tango como en el folclore. Me encanta descubrirlo y lo disfruto mucho. El músico argentino es cosmopolita, busca libremente sin encasillarse, es maravilloso eso. Me identifico con esa libertad de vivir la música.

T: ¿Podés contar sobre qué músicas trabajás actualmente?

FE: Actualmente estoy grabando un disco con la música que compuse para el Ballet Nacional de España, un espectáculo que se llama "Alento", original para Orquesta Sinfónica. Aparte de los conciertos a Trío o Quinteto, con el actor español Alberto San Juan tenemos el espectáculo "Amar" que acaba de registrarse en cd y para el próximo año quiero escribir un concierto para violín y orquesta para Ara Malikian con la Orquesta Sinfónica de Granada. Un proyecto que me ilusiona mucho y espero poder concretar.


(Télam)