El actor estadounidense Ezra Miller, figura de "Animales Fantásticos" y de "The Flash", llegó a un acuerdo judicial hoy por el que deberá pagar 500 dólares y quedar con un año de prisión en suspenso por el robo de botellas de alcohol de un vecino.

De esta forma, el protagonista de la próxima película del argentino Andy Muschietti le pone fin a uno de los tantos problemas legales en los que se metió en los últimos años, que incluyen peleas en bares de Hawai.

Según publicó Variety, que accedió a un comunicado del abogador de Miller, el intérprete firmó, además, 41 condiciones, que incluyen no beber alcohol, someterse a pruebas aleatorias de drogas y el compromiso de continuar buscando tratamiento de salud mental.

"Ezra quisiera agradecer a la corte y a la comunidad por su confianza y paciencia a lo largo de este proceso, y una vez más quisiera reconocer el amor y el apoyo que han recibido de sus familiares y amigos, quienes continúan siendo una presencia vital en su proceso mental continuo", señaló el letrado.

En agosto, Miller informó que está en tratamiento para abordar "problemas complejos de salud mental". En los últimos tiempos protagonizó una serie de incidentes que opacaron su andar en Hollywood, entre los que se encuentran denuncias de robo, agresiones y detenciones por alteraciones al orden público.

En febrero, dos jóvenes, una de nacionalidad islandesa y otra alemana, denunciaron al actor por haber ejercido violencia contra ellas en episodios ocurridos en 2020 y en febrero pasado.

Los relatos de las mujeres se suman a una serie de comportamientos problemáticos y arrestos que Miller -quien se identifica de género no-binario y prefiere el pronombre "they", que en español puede leerse como "elles", protagonizó en los últimos años, entre los que se encuentran hechos de ebriedad y desorden público en Islandia, Hawái y Vermont. (Télam)