Diego Zapico, titular de la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif) que nuclea a las compañías discográficas y organiza los Premios Gardel a la música que mañana tendrá su edición 2021, aseguró que "cada vez es mayor la participación de la música independiente" en el sector y en sus lauros.

“La participación de la producción independiente en los premios es muy grande y sigue creciendo porque que los premios no tienen prejuicio y son una construcción que venimos haciendo desde hace 23 años y que se va integrando y se va alimentando de la propia escena musical”, resaltó Zapico durante buna entrevista con Télam.

Zapico, CEO del sello Acqua Records, destacó de cara a la ceremonia de mañana a las 22 que votaron alrededor de 700 jurados, un cuerpo donde “el porcentaje más grande son músicos y después tenés gente vinculada a los estudios de grabación, técnicos y muchos periodistas también”.

“Como desde hace unos años todos los artistas que quedan nominados al otro año pasan a integrar el jurado, eso ha hecho que se eleve el porcentaje de músicos en el jurado", se explayó el ejecutivo.

Télam: ¿La presencia de la música independiente en Capif y en los Gardel además está garantizada por tu administración?

Diego Zapico: vengo trabajando en la comisión directiva desde hace más de 10 años. En la comisión directiva están las compañías más grandes y hay representación de las compañías independientes, que es mi caso y también desde hace unos años Alejandro Varela de S-Music. Yo creo que es un reconocimiento de mis pares que agradezco, tanto de las compañías grandes como de las compañías más chicas o medianas. Me parece que era un buen momento para la industria que yo presidiera la cámara. No hay tanta divergencia en cómo está la industria hoy, todos tenemos una visión parecida.

T:- ¿Qué significan los Gardel para la labor de Capif?

DZ: Mi objetivo en esta presidencia es visibilizar lo que es la producción musical argentina en toda su diversidad. Tanto diversidad de géneros musicales como diversidad regional. Y los Gardel cumplen ese rol, son como una foto panorámica donde uno ve a lo ancho y donde tenés los artistas más populares, las cuestiones que están emergiendo hoy con la música urbana que son muy populares en las plataformas y las nuevas generaciones, pero también tenés las músicas regionales. Y siguiendo el ejemplo de la foto, no solo es lo que estás viendo en este momento a nivel panorámico de un lado a otro del país y de todos los géneros sino también ver la historia, ver en profundidad. Eso está en los premios siempre y es un rol que me gusta y me ocupa, reivindicar la industria de la música argentina. Por eso el nombre de Gardel, la industria musical argentina prácticamente se inicia con Gardel, que es un gran compositor, un gran intérprete, pero también fue muy proactivo en la producción, en saltar después a la industria del cine y viajar.

T: ¿La decisión de dejar de separar los premios entre mujeres y hombres no terminó quitándole lugar a las mujeres?

DZ: Sacamos la lógica binaria de identificar al artista por su sexo, que era algo de otra época y deja afuera otras identidades de género y, en cambio, se premia al artista, al álbum en una política de inclusión hecha desde la convicción. Pero desde el año pasado cuidamos mucho las nominaciones para que la cantidad de nominadas sea mayor para representar ese impacto y el resultado que tuvimos indica que no se le sacó para nada lugar. De hecho, creo que el porcentaje es mucho más grande de mujeres y esa nos parece una señal importante.

T: A la espera de que los Gardel vuelvan a poder ser presenciales ¿Qué planes hay para la edición 2022?

DZ: Ojalá esta pandemia se termine no solo por los premios sino por la humanidad que está pasando por esta tragedia. Nos encantaría tener el próximo evento en alguna provincia argentina. Tenemos un país con una musicalidad y un talento enorme así que ojalá podamos también recorrerlo con los Gardel haciendo eventos completos y con música en vivo.

(Télam)