El Dúo Coplanacu, referencia de un folclore popular, autogestivo y testimonial con 34 años de camino, concretará el viernes 12 de julio su primera actuación en el ámbito rockero de Niceto Club donde abordará el repertorio de su reciente disco “Los Copla” con la certeza de que, como apuntó Roberto Cantos, “nosotros transformamos todos los lugares por los que vamos pasando”.

“Así dicen que donde vamos a ir a tocar y cantar no es un ámbito de folclore, pero por un lado somos medio rockeros y más que nada tenemos la ilusión de hacer un encuentro verdadero en el lugar que sea que tenga que ver con esta música que habla de la identidad”, dijo Cantos durante una entrevista con Télam.

En el mismo sentido, el músico que desde los 90 habita en Río Ceballos, Córdoba, sostuvo que en la sala palermitana “no vamos a dar un show sino a hacer una guitarreada para plantear esta música que le pertenece a la gente”.

El guitarrista y compositor santiagueño comparte con su coterráneo, el bombisto Julio Paz, la impronta de Coplanacu desde 1985 en un tránsito que a la par de los 11 discos publicados y la imponente cantidad de recitales, caló hondo en la escena nativa.

Con ese mismo pulso llega “Los Copla”, material que presentaron en el último Festival de Cosquín y que ahora sonará en directo en Buenos Aires el viernes 12, desde las 21, en el reducto de Niceto Vega 5510.

“Los Copla” se nutre de clásicos como "De la Banda a Santiago" (Leocadio Torres), "La catamarqueña" (Manuel Castilla-Eduardo Falú) y "Qué mala suerte tengo" (Eladia Blázquez), piezas de jóvenes compositores tal el caso del riojano Ramiro González (en "Pachamama" que creó junto a Pachi Herrera y "Lucero cantor") y tres firmadas por Cantos: "Madrecita de Huachana", "Piedra" y "En cada primavera".

El sonido de la dupla suma desde hace un par de años los aportes del bandoneonista Omar Peralta, el violinista Julio Gutiérrez, el bajista Emiliano Pasquini, el guitarrista Alejandro Rivero y el percusionista Mariano

Paz.

“Es un típico disco Coplanacu -lo presentó- con temas viejos que traemos para volver a presentarlos pasados por nuestro tamiz, canciones propias y de gente joven que nos parece tienen propuestas muy genuinas y profundas, todo enriquecido por el sonido de una banda que sin alejarnos de lo nuestro que son las voces, el bombo y la guitarra, aportan algo muy sólido y con mucha madera”.

Télam: ¿Qué implica “Los Copla” en el camino del Dúo Coplanacu?

Roberto Cantos: Nuestra forma de vincularnos con los discos ha sido medio particular porque nunca los hemos hecho por sugerencia de una compañía o por una cosa estratégica, sino cuando tenemos necesidad de plantear algo. En este caso y más allá de lo que suena, es como ponerse a pensar en todo este camino, todo lo que ha ido pasando y “Los Copla” es muy representativo de cómo fuimos transformándonos no solamente nosotros sino las cosas que pasaron en los espacios participativos por los que transitamos.

T: Como un alegato colectivo...

RC: Es que nuestra manera de asumir lo que nos une y lo que se puede construir cuando nos juntamos. Nuestro fuego y nuestro destino como cantores nos otorga un rol dentro de esta sociedad. No somos tipos divertidos que andamos cantando por ahí solamente. Nos interesa compartir en serio y que la gente se lleve algo adentro.

T: ¿Qué significa esa postura en tiempos como los actuales?

RC: Ya hemos pasado por esto en los 90 con el sálvese quién pueda. Y nos fuimos recuperando y nos vamos a recuperar de nuevo porque cuando uno se junta alrededor de la identidad no tiene más que sentir aquello que nos une al momento en que nos juntamos.

T: Aunque eso sea navegar contracorriente...

RC: Ya no hay gurúes del marketing, estamos huérfanos y eso nos permite inventar. Por eso estamos siempre muy atentos de todo lo que surge y en esta época con la orfandad que hay es cuando surgen los verdaderos compositores que plantean las cosas desde su propia raíz y nos permiten compartirlo. (Télam)