La plataforma porteña Vivamos Cultura lanzará el próximo jueves a las 19 un ciclo de cine surcoreano en el que podrán verse de forma gratuita y virtual las clásicas películas "El último testigo", de Lee Doo-yong; "La madre alquilada", de Im Kwon-taek; y "La bala perdida", de Yu Hyun-mok.

La programación, que busca celebrar la historia cinematográfica de ese país previo a su reciente expansión internacional, será llevada a cabo en conjunto por el Ministerio de Cultura de la Ciudad con el Complejo Teatral de Buenos Aires, la Fundación Cinemateca Argentina y el auspicio del Centro Cultural Coreano y el Korean Film Archive, que restauró las copias de las cintas.

La primera de las cintas que estarán disponibles en el sitio https://vivamoscultura.buenosaires.gob.ar/ es "El último testigo", filme policial de tinte social y político realizado en 1980 por Doo-yong, que narra la historia de Ji-hye, la hija de un capitán del ejército que recibe un mapa del tesoro por parte de su padre horas antes de que fuera asesinado por guerrilleros comunistas en una zona de montaña cerca de su vivienda.

Tras ser derrotados en una batalla, los partisanos escapan del lugar y comienzan a perseguir a la joven para hacerse con el preciado mapa.

En tanto, en "La madre alquilada", estrenada en 1987, Kwon-taek retrata una trágica relacion amorosa ubicada en el período de la Dinastía Yi entre A Shin y Ok-nyo, la esposa que le entregan como sustituta con el objetivo de traer herederos.

Pero la pareja pronto encontrará un vínculo apasionado entre ellos, que pondrá en cuestionamiento la condición social de sirvienta que recae sobre la protagonista, Soon-yeon Kang, quien se llevó ese año el premio a Mejor Actriz en el Festival de Venecia.

Por último, "La bala perdida", realizada por Hyun-mok en 1961 y considerada por gran parte de la crítica como uno de los mayores exponentes del cine surcoreano en la historia, relata en blanco y negro un drama de posguerra situado luego del conflicto bélico entre las dos Coreas, ocurrido entre 1950 y 1953.

Ese desolador y crudo escenario es recorrido a través de una familia de clase media y de las experiencias de sus integrantes, caídos en la miseria económica y psicológica como consecuencia de la contienda. (Télam)