Dos de los más respetados guitarristas del hard rock y el heavy metal Adrian Smith, de Iron Maiden, y Richie Kotzen, ex Poison, lanzarán su primer álbum conjunto el 26 de marzo y adelantaron su primer single, “Taking my chances”, que ya cuenta con su videoclip respectivo.

Adrian Smith es conocido como uno de los principales guitarristas de Iron Maiden, pero también ha disfrutado del éxito como solista. Richie Kotzen es el líder de The Winery Dogs, además de haber sido el guitarrista de Mr Big y Poison durante su larga y aclamada carrera, que hasta la fecha lo ha visto lanzar más de 20 álbumes solistas. Ambos artistas también son compositores prolíficos.

El single debut "Taking My Chances" marca el tono de esta nueva asociación entre dos pioneros del rock. Grabada en las Islas Turcas y Caicos a principios de 2020, producido por Richie y Adrian y mezclado por Kevin "Caveman" Shirley, este opus de nueve canciones es una colaboración consumada entre estos dos músicos muy respetados que coescribieron todas las canciones y también comparten el liderazgo, voz y compensación en las tareas de guitarra y bajo a lo largo del disco.

Con una explosión de poderosas melodías y armonías, el álbum encarna la actitud enérgica del rock clásico de los 70 con un crisol de influencias que van desde el blues, el hard rock, el R&B tradicional y más, combinando los antecedentes y experiencias de la vida de ambos para dar como resultado un sonido completamente contemporáneo.

El disco incluye invitados especiales como Nicko McBrain de Iron Maiden en la batería para la canción “Solar Fire”, y el viejo amigo y socio de gira de Richie, Tal Bergman, en la batería para “You Don't Know Me”, “I Wanna Stay” y “'Til Tomorrow”, con Richie tomando los palillos de las otras cinco canciones.

“Richie y yo comenzamos a trabajar juntos hace un par de años. Habíamos estado improvisando porque somos amigos desde algunos años antes de eso. Ambos compartimos el amor por el rock clásico y el blues, así que decidimos juntarnos y empezar a escribir algunas canciones y partió de ahí. Casi todo en el álbum se maneja entre Richie y yo, incluida la producción. Habíamos desarrollado una idea realmente sólida de cómo queríamos que sonara y estoy muy satisfecho con el resultado. Hay muchas canciones geniales con las que estamos muy contentos", resumió Smith.

Mientras que Kotzen indicó que “tuvimos un proceso de escritura muy fluido. A veces Adrian me enviaba un riff e inmediatamente escuchaba algún tipo de melodía o una idea vocal. Y a veces era al revés, así que era una especie de movimiento circular. Nos reuníamos siempre que podíamos y lanzábamos algunas ideas y simplemente evolucionaba, lo cual fue genial porque no había presión y nada más que un curso natural y creo que el disco realmente habla por sí solo".


(Télam)