El diario Granma, órgano oficial de comunicación del Partido Comunista de Cuba, dedicó hoy su portada y tres artículos al condenar el lanzamiento de la canción "Patria y Vida", en la que cantantes cubanos de fama internacional piden cambios en su país.

La canción, interpretada por Yotuel Romero (exvocalista de Orishas), Descemer Bueno, Gente de Zona, Maikel Osorbo y El Funky, fue estrenada ayer en las redes y acumula unas 552.499 vistas en YouTube.

En la pieza que propone una reversión del lema revolucionario “Patria o muerte”, se alude a acontecimientos recientes como la protesta en noviembre pasado del Movimiento San Isidro, que acabó con el desalojo y detención de artistas y activistas encerrados en huelga de hambre en protesta por la detención del rapero contestatario Denis Solís.

Uno de los artículos, titulado "Patria o muerte", considera que "la única forma de mantenernos a salvo, la única forma de aguantar la embestida de los vientos del norte, la única forma de ser el faro de este continente en picada, la única forma de no ser perros de una ideología opresora, la única forma de seguir construyendo un país mejor: criticando lo mal hecho y echando pa'lante" y afirma que "no hay tiempo para amilanarse ante esos que pretenden pisotearnos la patria con una canción".

"Esos que cantan, lo hacen como si Cuba no les hubiese dado nada, como si se hubiesen hecho artistas en Júpiter, como si no recordaran dónde crecieron y quiénes los abrazaron por primera vez (...), prosigue el texto, que señala que "esa canción empantanada de odio intenta burlarse de todo lo que somos" e "intenta cambiar a Cuba por un millón de vistas en YouTube"

"No hay siquiera el más mínimo atisbo de ingenio, ni una pizca de inteligencia en la burda conversión del lema Patria o Muerte, en Patria y Vida, título de la diatriba", señaló otro de los textos de Granma, que califica la canción de "operación desde Miami".

Según el artículo, que se titula "Cantar a la patria, no contra ella", "tampoco sorprende la alianza de los protagonistas".

El texto reconoce que los autores de la canción son "famosos, alguno que otro con talento formado en nuestro sistema de enseñanza", y que tuvieron éxitos comerciales en Cuba, pero agrega que "deslumbrados por el afán de mayores réditos, seducidos por la farándula floridana vinculada a la industria anticubana (...) rasgaron sus vestiduras y evidenciaron la precariedad de sus principios éticos, si es que tuvieron".

También acusa a los artistas de "reescribir sus historias personales" una vez instalados "cómodamente" en Miami. (Télam)