Un equipo técnico del Ministerio de Cultura de la Nación evaluará mañana la propuesta de la Asociación de Empresarios Teatrales y Musicales (AADET) para implementar la reapertura de las actividades culturales que se desarrollen bajo protocolos aprobados y a partir de la habilitación de la circulación de públicos, artistas y trabajadores.

La propuesta fue acercada por Rottemberg, flamante títular de AADET, al ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, quien esta tarde confirmó a Télam que mañana la secretaria de Industrias Culturales, Lucrecia Cardozo, encabezará una reunión de trabajo para analizar la viabilidad de la iniciativa.

Tras el acto en el Centro Cultural Kirchner por la presentación de una serie de medidas y apoyos económicos destinados a la industria cultural y a sus trabajadores, Bauer sostuvo que cada una de esas decisiones fueron fruto del "diálogo permanente y constante" entre la cartera nacional y los representantes del sector. que va a "continuar" en estos nuevos encuentros.

"Mañana mismo hacemos la primera reunión técnica para empezar a evaluar y de que manera podría funcionar este pasaporte (permiso de circulación). Así como esta posibilidad que hoy se plantea, vamos a seguir analizando también como hasta ahora distintas posibilidades para seguir avanzando mientras la pandemia dure", sostuvo el ministro.

Rottemberg, por su parte, explicó a Télam que la propuesta de los empresarios del teatro y la música alcanza a quienes "cumplen con las normas de un protocolo que tardó ocho meses en ser consensuado" y dijo que "con el trabajo ya hecho, la inversión que se hizo y los cinco meses de prueba (de las salas abiertas), no puede ser que no le encontremos la vuelta a la circulación y que sigan cerradas las salas de espectáculos".

"Desde el Presidente (Alberto Fernández) hasta el Jefe de Gobierno de la Ciudad (Horacio Rodríguez Larreta) todos han ponderado como funcionaron durante cinco meses los protocolos de las salas que pudieron abrir. Acá no estamos hablando de abrir indiscriminadamente. Es implementar lo que se hizo en algunos países del mundo. Un 'pasaporte cultural' que no es otra cosa que validar la entrada de un espectáculo de ese día para volver a casa", repasó.

En ese sentido, indicó que con los protocolos sanitarios ya implementados en el sector en esos cinco meses, "se sabe quién compró la entrada, dónde se ubicó en la sala, a qué función y a qué hora fue" y que con esos datos se podría habilitar la circulación del público que no representaría un importante aumento en la circulación en términos cuantitativos pero sí tendría un "impacto del cien por ciento para el sector de la cultura que podría volver a abrir". (Télam)