El cantante y compositor estadounidense Pink Sweats lanzó este año su álbum debut "Pink Planet" donde plasma un sonido "vintage" para un repertorio de música soul y R&B que crea desde un espíritu libre y camaleónico.

"Soy un artista 'old school', amo ese sonido 'vintage'. Ese sonido viejo del que me enamoré escuchando el R&B de los '60 y '70 es el que me interesa para mi música", confesó Pink Sweats en charla con Télam desde su casa de Los Ángeles.

Pink Sweats es David Bowden, nacido en la ciudad de Filadelfia en el seno de una familia cristiana y pasó su infancia escuchando música de iglesia, siendo desde entonces el góspel una influencia decisiva en su sonido.

"El góspel me influenció de una manera increíble. Me ayudó mucho a mi creatividad porque el góspel de iglesia es estructurado pero tiene mucho de libertad y de dejarte volar y liberar tu alma soul", sostuvo el músico.

Comenzó a hacer música a los 19 años como vocalista para demos, pero luego se descubrió como compositor y produjo en diferentes géneros musicales para el rapero Tierra Whack y el dúo country Florida Georgia Line, entre más.

En ese camino, en 2018 lanzó su primer sencillo "Honesty", más tarde editó el EP "Volume 2" y ahora llega a su primer disco "Pink Planet"

Télam: Nombrás a Prince y a Michael Jackson como tus grandes influencias...

Pink Sweats: Michael Jackson es el mejor en todo. Podría mencionar muchos (se pone a cantar "Rock With You"). De Prince no podría decir una sola canción, me gustan sus éxitos. Mi mamá era muy fanática de Prince cuando era joven y me acuerdo de ser chico y escucharlo sin entenderlo. Ya de grande lo miraba como artista y fue muy inspirador porque siempre hacía lo que quería y no seguía los estándares. Si Michael Jackson era el rey del pop, Prince era algo distinto, era un artista más refinado, no quería ser el rey del pop.

T: Tu nuevo álbum abre con "Pink City", que tiene un sonido muy vintage con sonidos orgánicos y lo cantás con una voz soul. ¿Querías llegar a un sonido como Otis Redding o Sam Cooke para iniciar tu álbum?

PS: Es muy hermoso que lo digas porque eso demuestra qué tan grande es el mundo de la iglesia. Yo escuchaba Sam Cooke y Otis Redding pero nunca pensé en ellos, pensaba en un coro de iglesia. No sé, creo que la música negra nos conecta con el espíritu de la iglesia. Mi abuelo cantaba en la iglesia, mi papá, mi mamá, mi hermano, mi hermana, todos cantaban en la iglesia y me influenciaron mucho a través de ella.

T: ¿Preferís grabar con la banda a producir las canciones con programas digitales?

PS: Este álbum tiene muchas cosas en vivo, no hice mucho en la computadora aunque creo que está bien mezclar las dos cosas y aprovechar la tecnología pero grabar con la banda. Pero amo las bandas en vivo, es diferente la sensación.

T: ¿Es cierto que al principio querías componer para otros artistas y no ser cantante?

PS: Es verdad, no quería que todo el mundo conociera quién soy. Prefería ser una persona normal y escribir canciones de cualquier género. Cuando sos un artista negro es difícil escribir cualquier género de música, la industria muchas veces te fuerza a hacer un solo tipo de canción. Pero un cantautor escribe de cualquier género, puede escribir country, rock, pop, R&B o lo que quiera, hay una mayor flexibilidad. No encuentro dónde encajar como artista porque escribo música de muchos géneros, no me gusta una sola cosa. Es limitado cuando solo tenés una cosa para crear.

T: ¿Qué es lo que te gusta de ser un cantautor? ¿Ponerte en los zapatos de otro y escribir historias como si fueras otra persona?

PS: Me encanta ser cantautor porque puedo ser un camaleón. No tengo que encajar en cierto lugar sino que puedo llevar al arte lo que está en mi mente.

T: ¿Creés que el presente y el futuro de la música están en la mixtura de estilos sin pensar en un género específico?

PS:- Sí, me encantaría. Creo que sí, que estamos en un momento donde esta nueva generación cambia de cosas muy rápido. Hoy los chicos en sus teléfonos escuchan rap, después folk y después cualquier cosa. (Télam)