El actor español Juan Diego, calificado como "la voz rota y roja más comprometida" del cine de su país, falleció este jueves en Madrid a los 79 años, destacó la prensa hispana al tiempo que recordó sus tres Goya a mejor actor y la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián de 2006 por la película "Vete de mí", de Víctor García León.

Diego, padre del también actor Juan Diego Botto, había nacido en Bormujos, Sevilla, el 14 de diciembre de 1942, venía sufriendo problemas de salud desde hace años y fuera de la pantalla fue un símbolo de la oposición a la dictadura franquista.

Militante del Partido Comunista Español desde 1968, fue detenido tres veces y dirigió la Comisión de Arte y Cultura de esa organización.

En aquella lucha, ese chico de pueblo ajeno a las élites intelectuales encabezó la huelga teatral de 1975 en reivindicación de un día de descanso semanal para los actores y llenó su filmografía de un cine político, cabal y reformador.

Entre su vasta lista de películas -conocida parcialmente en el Río de la Plata- se recuerdan títulos como "Los santos inocentes" (1984), de Mario Camus, con Alfredo Landa y Francisco Rabal; "La corte de Faraón" (1985), de José Luis García Sánchez, con Ana Belén, Fernando Fernán Gómez y Antonio Banderas; "Dragon Rapide", de Jaime Camino -donde encarnó al dictador Francisco Franco-; "El viaje a ninguna parte" (1986), de Fernando Fernán Gómez, con Fernán Gómez y José Sacristán; "La noche oscura", de Carlos Saura, con Fernando Guillén, y "Pasodoble" (1988), de García Sánchez, con Fernando Rey y Antonio Resines.

También se vieron "Si te dicen que caí" (1989), de Vicente Aranda, con Victoria Abril; "La noche más larga" (1991), de García Sánchez, con Juan Echanove; "La conquista del paraíso" (en Estados Unidos), de Ridley Scott, con Gérard Depardieu, y "Jamón, jamón" (1992), de Bigas Luna, con Stefania Sandrelli y Penélope Cruz; "París Tombuctu", con Michel Piccoli y Concha Velasco, y "Entre las piernas" (1999), de Manuel Gómez Pereira, con Victoria Abril y Javier Bardem.

Según la prensa española, Juan Diego "era, sobre todo una voz; una voz con nudos, hablaba y por el traqueteo de las palabras de este actor sevillano natural de Bormujos se adivinaba la geografía entera de eso llamado cine, cine español y, apurando, de España entera".

El intérprete está siendo velado en la sala principal del Teatro Español, en pleno corazón de Madrid.


(Télam)