El Chacal y Los Alpes Floreados se presentará mañana con sus canciones en el teatro porteño Lucille, en lo que promete ser una noche atravesada por la "psicodelia" y la "mirada siempre a los ojos" de sus miembros en escena, a la hora de recrear el abanico de paisajes sonoros que proponen la música y la poesía de Nicolás Szwarc.

En diálogo con Télam desde Chapadmalal, en el "paraíso" que encontró en el último tiempo para hacerle frente a la pandemia, Szwarc adelantó la presentación de las 20 en la sala de Gorriti 5520, los detalles de su próximo disco, y compartió lo que le dejó su encuentro con "Pepe" Mugica, en la casa que el expresidente uruguayo comparte con su esposa, la senadora Lucía Topolansky.

"Me gusta mucho la psicodelia y que, realmente, el hilo conductor se pierde casi todo el tiempo. Disfrutamos mucho de mirarnos a los ojos y de no tener un guión armado que se sabe cuándo arranca y cuando termina. Como aquellas largas noches en el Rodney o en algún bar alternativo con el cual nos curtimos con los chicos de la banda", aseguró el músico, quien lideró The Pelos y Falopa.

Szwarc, enmascarado como El Chacal, el personaje que creó para llevar adelante su propio manifiesto artístico, reafirmó su compromiso con el "concepto de celebrar las diferencias" a través de la música y la influencia de otras disciplinas como la poesía, dos potentes "elementos para desatar la ansiedad".


Télam: ¿Qué podés adelantar del próximo disco?

Nicolás Szwarc: Me tiene muy contento; va a ser un disco largo, porque estoy bastante cansado del formato de ansiedad en el cual estamos introducidos todos; obviamente yo también, pero ya no tengo ganas de pertenecer a eso de sacar un tema todo el tiempo. Tengo ganas de hacer un disco largo. En el disco hay músicos y músicas de un montón de bandas de la actualidad con los que nos respetamos y nos queremos. Se vienen unas colaboraciones muy picantes, con gente de mucha trayectoria y con otros amigos que nunca se dedicaron a la música, pero a los que hice grabar en el estudio.

T: ¿Qué significa trabajar con sentido de comunidad involucrando en tu música a otros artistas y amigos?

NS: Es que solos no hacemos nada; realmente la comunidad y el hecho de hacer cosas en conjunto es la clave. De hecho, hace un tiempo fui a visitar a "Pepe" Mugica, una aventura hermosa que compartí con mi hermano Tokyo, y algo que nos remarcó fuerte es que solos no se puede hacer nada. Que se deben unir fuerzas con los sientan que son de la misma familia, que piensan de la misma manera. Realmente creo que toda movida tiene fuerza suficiente cuando hay muchas cabezas trabajando para el mismo objetivo. No veo a la música solamente como música, sino que la veo, porque tengo grandes influencias como David Bowie o Miguel Abuelo, como un arte integral. Es la música, pero también es la poesía, el arte plástica y el sentido de estar en comunidad. Yo no separo al artista de la persona. Es por eso que trato de ser lo más transparente, honesto y auténtico, tanto en la música que hago como cuando salgo a la calle.

T: ¿Es cierto que se está construyendo una nueva escena musical en Chapadmalal?

NS: La verdad es que Chapadmalal es un paraíso, una gema impresionante que no conocía y que realmente es increíble. Me conecté mucho con la naturaleza, con la tierra, con el sur, y la verdad es que estando ahí me di cuenta de que quería compartirlo con todos mis amigos y empezaron a venir, a flashear y a pasar la bola. Empezó a venir la gente, un montón de músicos y se armó. Decidí irme ahí primero porque respirar el aire de la Capital ya vale mucha guita y no paraba de trabajar y hacer cosas para simplemente llegar a fin de mes. La música sigue siendo gran pilar porque es como la psicología más hermosa que encontré para encontrarle sentido a la existencia, pero cambió bastante todo. Ahora los días son más largos, más lentos y se valoran otro tipo de cosas.

(Télam)