El coreógrafo Federico Fernández, primer bailarín del Teatro Colón, dirige el Buenos Aires Ballet (BAB), integrado por primeras figuras del principal coliseo porteño más artistas independientes, que presentará el espectáculo “Galas de ballet en el Astral”, en la sala de Corrientes 1639, el martes 17 de mayo a las 20, y que se repetirá en dos funciones en Asunción del Paraguay.

Es un espectáculo con destacados “pas de deux” de la danza internacional que tendrá como sostén composiciones de Antonin Dvorak, Pierre Antoine Baudouin, Frédéric Chopin, Aram Jachaturian, Nicolas Jaar, Ricardo Drigo y otros autores.

Fernández comenzó sus estudios en 1998 con Katty Gallo y Raúl Candal y formó parte del Ballet Sub 16, de Julio Bocca. A los 14 años integró el Ballet Argentino, realizó giras con Alessandra Ferri, fue contratado por Iñaki Urlezaga para el Ballet Concierto y en 2007 participó en la gira nacional de Paloma Herrera y en la despedida de Bocca en el Luna Park.

“El BAB se formó en medio de la desesperación no tener funciones en los ámbitos oficiales como el Teatro Colón, cuando en la gestión Lopérfido hicimos solo 20 funciones anuales y eso nos generaba retroceso artístico y técnico -señaló Fernández en diálogo con Télam-; así surgió el grupo y pudimos sumar experiencia escénica con diferentes artistas argentinos. La meta de BAB es llegar a todos los públicos y que todos tengan la libertad de decidir si quieren ver ballet, danza, y que el valor de la entrada no sea motivo excluyente”.

Télam: -¿Cuál es para tu gusto la importancia del “pas de deux” dentro del género balletístico?

Federico Fernández: -El pas de deux son dúos pero no es lo total de la danza, estamos llenos de grupales de igual importancia; el pas de deux es un resumen virtuoso de una obra de tres actos donde se puede mostrar a dos artistas en su máximo nivel técnico e interpretativo. Lo más importante es el trabajo del dúo y lo que esas dos personas juntas pueden proyectar al espectador.

T: -¿Es importante para tu elenco hacer una sola gala en un teatro de la calle Corrientes?

FF: -Es importante todo, una función o una temporada de varias semanas; en este caso estamos cada dos meses aproximadamente en el Astral y cada función es un programa nuevo, con diferentes artistas y coreógrafos, sobresalientes y jóvenes; dar visibilidad desde el ámbito comercial a los artistas independientes es otra las metas. De todos modos, el 24 y el 25 de mayo estaremos también en el Teatro Municipal de Asunción del Paraguay.

T: -¿Cómo se financian los ensayos, que son un segmento tan importante del trabajo?

FF: -Se financian con la recaudación de cada presentación; muchas veces es simbólico, ya que jamás se llega a pagar lo que un bailarín, técnico y trabajador de la cultura debería cobrar por un trabajo así. El BAB también es parte de una militancia diaria de reconocer a los artistas como parte fundamental de la economía de nuestra ciudad, por lo que genera de recursos y por la visibilidad que damos a nuestra Argentina: la cultura es un trabajo, no solo un eslogan.

T: -¿Cuál es la clave para reunir a artistas del Colón y otros orígenes?

FF: -Es todo: poder entrelazarnos con diferentes artistas de compañías oficiales e independientes nos nutre, nos da experiencia y aprendizaje y al público y una noción más amplia del gran nivel que hay en la danza nacional en todos sus ámbitos.

T: -¿Encontrás en ellos y ellas valores particulares que preanuncien algún estrellato?

FF: -Valores, todos, prodigios y figuras que serán pronto reconocidas; “estrellato” como el imaginario conoce con divismo y algunas formas que me parecen antiguas, ninguno. Desde esta compañía se suma desde lo individual siempre y cuando sea un aporte a lo colectivo. Si bien todos tenemos destaques protagónicos y nuestro momento escénico, es el conjunto el que hace que BAB perdure en el tiempo y no los nombres particulares.

T: -¿Qué ves en ellos que tenga que ver con tu persona y con tu carrera personal?

FF: -Las ganas de estar, la ambición por mejorar, por tener la mejor idea. Nos alegra el éxito del otro y por eso esta compañía es diferente; suena todo muy hermoso y quizás falso, pero esta es nuestra realidad. Construimos en conjunto. (Télam)