La voz de Amelita Baltar volverá a salir a escena el viernes y el sábado próximos cuando presente el concierto "Envuelta en Tangos" en el Club Social Cambalache del barrio porteño de San Telmo.

La notable intérprete, de 81 años, ofrecerá dos funciones, siempre a las 21, en la sala sita en Defensa 1179, con entradas a la venta por www.passline.com.

"A la gente le pasa algo conmigo. El cantante de tango se para y canta; yo camino, me muevo porque lo necesito. La actriz que siempre quise ser y que la vida no me llevó a ser, se fue metiendo dentro de la canción. Cada vez que canto sale un andar por el escenario, soy una cantante de tango diferente", le dijo a Télam en abril de 2016.

Amelita se hizo un lugar en el tango como una de las referencias del universo estético creado entre Astor Piazzolla y Horacio Ferrer, a partir de ser la elegida del músico para dar vida a la operita “María de Buenos Aires” (1968).

La intérprete trabajó con el genial compositor y bandoneonista a lo largo de siete años y también fue su pareja y en ese lapso además fue la primera en entonar la popular "Balada para un loco" (1969).

"Piazzolla me conoció en el '68, cantando folclore, le gustó mi modo de decir y me llamó", recordó acerca de su relación con diversas músicas una virtud que fue eclipsada por su ligazón con el tango.

Desde aquella época hasta la actualidad registró más de 20 álbumes donde, además de ese lazo con la obra de Piazzolla, entregó discos en los que plasmó talento y ductilidad como “Amelita de todos los tangos” (de 2001), uno en vivo que la unió a Horacio Molina en 2012 y otro capaz de conjugar bossa nova y tango que se publicó en 2015.

Con ese bagaje desplegado en 59 años de trayectoria, recorrió escenarios de Argentina, América, Asia y Europa y actualmente, además, los jueves conduce de 21 a 23 "El Nuevo Rumbo" a través de la FM 2x4. (Télam)