La generación de artistas que cambiaron la escena musical en los '90 no solo no renegó de sus antecesores que habían cumplido una misión similar en los primeros años de los '80, sino que se nutrió de esas innovaciones y, en algunos casos, hasta llegó a tener algunos puntos en común que hermanaron ambas movidas.

"Creo que había expresiones muy novedosas en el rock post Malvinas que vi de muy chico porque tocaba en una banda. En Temperley existía una escena muy fuerte desde el advenimiento de la democracia. Había discotecas en donde tocaban muchas bandas. Así vi a Los Violadores, Soda Stereo, Virus. Ese es el rock nacional que amé, lo anterior no", contó a Télam Rodrigo Martin, líder de Juana la Loca.

Incluso, recordó que el primer show en Capital de la banda se produjo "como apertura de la última presentación de Don Cornelio y la Zona, o la primera de Los Visitantes, no recuerdo bien, en el viejo Parakultural de la calle Venezuela".

El reducto que fue un símbolo de la cultura alternativa en los `80 también acogió los primeros conciertos de Los Brujos, con el recordado Batato Barea como presentador.

Sin embargo, cada uno de los grupos que fueron parte de la renovación en los '90 incorporaron diversos elementos que hicieron que se diferenciaran entre sí.

Mientras que Martin destaca el impacto que tuvo en él el llamado "noise rock", con bandas como Sonic Youth y The Jesus and Mary Chain a la cabeza, y hace hincapié en su interés por el sonido como gran vector de su labor artística, tanto Alejandro Alaci de Los Brujos como Ariel Minimal reconocieron no haber sentido influencias en ese sentido.

"Todos tratamos de aprovechar ese título de movida, pero yo nunca me consideré sónico. Nunca me interesaron los sonidos, los pedales, ni nada de eso", expresó el exMartes Menta.

Incluso, Daniel Melero trajo el recuerdo de una reunión en su casa de la que participaron Minimal, Carca, Rodrigo Martin, Adrián Dárgelos y Fabio Suárez, en donde cada uno fijó su postura artística.

"Era muy impresionante lo diferente que eran y las distintas visiones que tenían, inclusive del pasado. Y de verdad fue muy ríspida la charla, a la vez, con el ánimo de estar en una charla interesante", reveló Melero.

Pero los mismos protagonistas aclararon a Télam qué continuidades y rupturas hubo en relación a la renovación de la escena que había ocurrido una década antes.

"Hay un hilo común que me da vergüenza decirlo pero es que estuve en las dos situaciones", apuntó Melero con cierto pudor.

"Yo creo que irrumpimos de la misma manera que Los Twist, Virus, Soda. Para mí, significó lo mismo pero la época era más pesada. Se colaba el hardcore, el punk, el grunge. Era el signo de la época. Los grupos sonaban más pesados en relación a los '80 que tal vez todo era más frívolo, más pop", consideró el cantante de Los Brujos.

Por su parte, Minimal situó su idea de ruptura en la necesidad de diferenciarse de sus antecesores, como lo hizo cuando cuestionó el regreso de Serú Girán, aunque actualmente atribuyo esa actitud fundamentalmente a un pecado de juventud.

"En definitiva, solo hicimos canciones, nadie hizo una revolución artística, ni musical, ni estética, ni nada. Fuimos solo otro eslabón, otro ladrillo en la pared", remató el exMartes Menta. (Télam)