Tras el estreno presencial del sábado pasado en Mendoza, el grupo teatral La Rueda de los Deseos acercará a partir del jueves por streaming su nuevo espectáculo "Luna Centauro", una obra para escuchar mientras se mira el cielo nocturno y un modo de "seguir conviviendo en una presencialidad mutante", según apunta Gabriela Psenda, integrante del colectivo.

"En 20 años de actividad nuestra manera de generar convivió con les espectadores es parte del montaje de cada obra. Hemos trabajado en calle, en salas, utilizando el escenario como pasarela, como 'L', hemos sentado al público en mesas como una posada... en este caso insistimos en esas otras formas", sostiene Psenda en diálogo con Télam.

La actual formación de la agrupación nacida en 2001 y que participó de encuentros y festivales en Argentina, Perú, Ecuador, Cuba, Colombia, Bolivia, Chile, Uruguay y España, incluye, además, a Valeria Rivas, Daniela Moreno, Kari Villalba, Federica Bonoldi y Fabián Castellani.

"Luna Centauro", creada en pandemia y producida para entornos virtuales, desestima el uso de pantallas y, en cambio, invita "a prestar oídos y a convivir con el cielo".

La pieza acerca de un grupo argentino de astronautas que descubre agua potable en un planeta llamado Luna Centauro, aunque un sabotaje cambia el destino de la misión, combina funciones presenciales (sábados 6, 20 y 27 de febrero a las 21.30 en la Fuente de los Continentes del Parque San Martín de la capital mendocina) con las de streaming (el jueves 11 a las 22 con repeticiones los jueves 18 y 25, los viernes 12, 19 y 26 y domingos 14, 21 y 28).

Para apreciar la propuesta, con entradas en venta en Alternativa Teatral, es imprescindible tener el celular cargado y contar con auriculares y datos móviles para la reproducción del material sonoro y en todos los casos se recomienda escuchar en un lugar en el que se pueda mirar el cielo.


Télam: ¿Qué expectativas hay en relación al lanzamiento por streaming de esta experiencia que exige mirar al cielo?

Gabriela Psenda: Tenemos la alegría de poder llegar con esta propuesta a otras latitudes, llegar a personas que no nos conocen, a quienes conocimos en los viajes del grupo, porque las fronteras se expanden en la virtualidad y en este caso proponemos abandonar la mirada focalizada en una pantalla para ampliar las fronteras y dar lugar a la ficción de cada espectador. Esta obra será todas las obras que puedan crear quienes la escuchen y evoquen porque el límite es el cielo.

T: ¿De qué manera apareció la idea de esta obra creada para burlar el contexto pandémico?

GP: Fabián Castelllani, el director, hace tiempo tenía en la cabeza hacer una versión de un cuento de Ray Bradbury con auriculares. Y nos propuso hacer esto en este contexto. Claro que en La Rueda cuando una propuesta se tira y prende en cada compañerx nunca se sabe dónde terminaremos. Es como un rizoma que se expande más allá de la voluntad singular, entonces la obra comienza a aparecer.

T: ¿Cómo vivieron el estreno presencial de "Luna Centauro"?

Daniela Moreno: Era una experiencia totalmente nueva tanto para las personas que asistieron como para nosotrxs, así que fue algo muy intenso. Sumado al contexto epidemiológico, sucedió la emoción de reencontrarnos con una presencialidad diferente. Estábamos todxs muy expectantes de lo que iba a acontecer y creo que el público pudo compartir esas emociones.

T: ¿Cómo organizaron el trabajo colectivo del grupo en pleno aislamiento?

Federica Bonoldi: En 20 años acumulamos experiencias y aprendizajes de trabajo grupal en la forma de armado de los espectáculos, en su gran mayoría creaciones colectivas. Para "Luna Centauro" los ensayos fueron en su gran mayoría de manera virtual, donde se fue gestando la idea del espectáculo en un diálogo distanciado pero muy comprometido que se fue cargando de ideas y sensaciones hasta llegar al concepto de la obra.

T: ¿La necesidad de reinventarse es una marca de los 20 años de La Rueda de los Deseos?

Valeria Rivas: Durante mucho tiempo sostuvimos una manera de relacionarnos y de trabajar que al andar se expandió en múltiples direcciones. Dejó de ser la universalidad del grupo un lugar seguro y elegido, quemamos la casa, anduvimos caminos singulares buscando encontrar la vitalidad que nos devuelva el sentido de hacer teatro. En esta realidad distópica gestionamos los tiempos y espacios para actualizar los deseos habitando nuestra historia desordenada en un acontecimiento teatral.

T: "Luna Centauro" hace referencia al hallazgo de agua en ese planeta y conecta con proyectos extractivistas que pretenden apropiarse aún más de ella. ¿Cuánto los influenció la lucha en Mendoza por defender la ley 7.722?

GP: La lucha por defender la 7.722 nos atraviesa como sociedad y la defensa por el agua es un tema que se desborda incluso en una ficción. A nivel mundial ya se está pensando en buscar meteoritos para extraer oro, poblar otros planetas porque este ya no da más y las empresas mineras son las que en sus países apoyan la ecología mientras devastan otros en latitudes distantes. Este mecanismo es clarísimo, tan diáfano, que ponerlo en evidencia una vez más sale "sin siquiera pensarlo".

DM: Las inmensas movilizaciones en defensa de la 7.722 fueron muy significativas para Mendoza, pero el tema del extractivismo, de la contaminación y el abuso en general de los bienes naturales han seguido resonando. Lo vemos con los incendios de los humedales, los de Córdoba, con la lucha que se está dando en Chubut también por el agua y resuenan como parte de las discusiones y peleas que damos en el presente y en todos lados. (Télam)