Ignacio Urbiztondo, cantante de la banda platense Vita Set, que lanzó su nuevo disco “Affaire”, consideró que “hay una renovación generacional donde hay jóvenes haciendo música y siendo consumida por jóvenes”.

“Affaire” es el segundo disco de los platenses, que proponen un recorrido intenso y fugaz a través de composiciones heterogéneas que funcionan de manera independiente y conjunta, sintetizando una nostalgia futurista.

Las canciones están influenciadas por el synth pop, con un sonido más electrónico y minimalista, sostenido por la rítmica y los sintetizadores. En una especie de collage analógico y digital, el uso de drum machines, programaciones y samplers conviven con instrumentos convencionales y melodías de voces que armonizan, dando como resultado una producción moderna y detallista.

El grupo es integrado por Urbiztondo, Manuel Álvarez, Santiago Hernández,

Franco Armisen y Matías Lima.

Télam: ¿Cómo ven ustedes el ser contemporáneos de la movida urbana? ¿Creen que lo que hacen las bandas más de pop y lo que hacen ellos llegó para cambiar cosas en el rock argentino?

Ignacio Urbiztondo: Sí, claramente hay una renovación generacional donde hay jóvenes haciendo música y siendo consumida por jóvenes. Eso es algo re potente ya. Y después sí, creo que tiene que ver mucho con el Internet, con ciertos fenómenos que van creciendo en estos años que genera que en la pandemia, por ejemplo, no se podía tocar y artistas de trap sacaron canciones o videoclips donde su mayor alcance es a través de las reproducciones y de todo lo que pasa alrededor de eso como videoreacción o YouTube, y en ese sentido es algo muy masivo que no está en el rock o incluso en el pop de otra manera, no sé si tan marcado. Entonces, hay una renovación y hay distintas maneras de consumir la música, pero es algo que está pasando muy ahora y no sé si estoy apto para hacer un análisis general.

T: En esta búsqueda que tienen, ¿se sienten más acompañados por bandas de Capital, La Plata, Córdoba y Mendoza que están en una búsqueda cancionera pop bailable como la de ustedes?

IU: Sí, te hablo de bandas de acá como Fus Delei, Antonia Navarro, Erik Larsson; son bandas con las que nos conocemos y nos encanta su música, y estamos compartiendo un montón de cosas. Vivimos re cerca además y nos vemos seguido, o al menos cuando se podía un poco más. También tratamos de buscar la originalidad en el sonido, entonces uno toma cosas pero también hace otras para aportar algo nuevo al lenguaje musical y artístico que esté pasando en el momento.

T: Cuando eligieron a Diego Acosta como productor, armaron una playlist con una guía sonora. ¿Qué sonido buscaban?

IU: Le dimos ciertas referencias, le pasamos una playlist que habíamos hecho y nos pareció que había entendido bien lo que queríamos hacer. Le pasamos las maquetas, todo y de a poco fuimos arrancando el laburo. La playlist apuntaba más al audio. Tenía mucho del pop francés, de una nueva oleada del pop francés del 2010 para acá donde tiene cierta referencia a la música disco de los 70 y 80 pero con elementos de la electrónica con muchos sintetizadores y drum machine. La búsqueda era por ahí. La composición tiene otras referencias también. Había canciones de Air y de Daft Punk, Lewis Hofmann, L’Impératrice, Phoenix y varios remixes.

T: ¿Por qué sienten ustedes que ese electropop, que ese funk medio disco estaba mejor captado por bandas francesas que por bandas anglo o estadounidenses de los 80?

IU: Veíamos como bastante bien representado eso en el pop francés, veíamos que era algo que estaba pasando y estaba pasando ahora. Nos interesaba desde lo sonoro, los timbres que se utilizaban y hasta las estructuras que tenían. Y con eso no dejaba de ser pop, a través de recursos de la música electrónica se arreglaba una canción con cierta melodía, tenía un estribillo. Si escuchás el disco son canciones pop que tienen su estribillo, una estrofa, va por ese camino. Entonces lo notábamos re compatible en ese sentido. (Télam)