El DJ británico Norman Cook, conocido como Fatboy Slim, se presentó anoche ante miles de personas en una discoteca de Liverpool, en el marco de las pruebas científicas autorizadas por el gobierno británico para analizar el posible regreso de los clubes nocturnos, sin los protocolos sanitarios ni las medidas de distanciamiento social o el uso obligatorio del tapabocas.

Por primera vez desde el comienzo de la pandemia y como parte de una prueba piloto, miles de personas asistieron al evento "The First Dance" (El Primer Baile) en la discoteca Circus, de Liverpool, que programó durante dos noches a referentes de la música electrónica como Sven Väth, Blessed Madonna and Jayda G.

"Qué noche tan festiva. La mejor prueba piloto gubernamental en la que he estado involucrado. Muchas gracias a Circus y a todos los involucrados. Si estuviste allí anoche, hacete la prueba de coronavirus la semana que viene. Los resultados podrían ayudar a que más eventos comiencen a funcionar cuanto antes", escribió el reconocido DJ, a través de su cuenta de Instagram.

Según la BBC, se esperaban durante el viernes y el sábado unos 6 mil asistentes, que finalmente pudieron disfrutar del evento en Bramley-Moore Dock sin tener que cumplir con las medidas de distanciamiento social y el uso del tapabocas, aunque cumpliendo con el requisito de presentar una prueba de coronavirus con resultado negativo.

El experto en salud pública que dirige la investigación, Iain Buchan, conversó con la BBC para explicar que durante el estudio se iban a utilizar monitores de dióxido de carbono para detectar "bolsas de aire viciado".

Los asistentes deberán someterse durante la semana a una nueva prueba de PCR para acreditar que se haya controlado adecuadamente la propagación del virus.

Según las cifras oficiales publicadas el viernes pasado por la agencia británica, más de 34 millones de personas ya recibieron una primeras dosis de vacuna contra el Covid-19 y una cuarta parte de la población adulta, es decir 13 millones de personas, ya recibió las dos. (Télam)