La jornada de domingo que puso cierre formal a los conciertos gratuitos del segundo Festival Internacional de Música Bariloche (Fimba) amplió aún más su vasta y embriagante paleta con el espectáculo para las infancias “Cajita de sueños a cuerda” que unió a Damián Rovner con el Piltri Quinteto y una “Serenata a Río Negro” a cargo del artista local Edgardo Lanfré.

Rovner y Piltri -uno de los 11 ensambles de la Orquesta Filarmónica de Río Negro (OFRN), inspirado y notable sostén sonoro del encuentro- se reunieron para una propuesta tan didáctica como atrapante que se desarrolló en el Teatro La Baita, una de las sedes estables del FIMBA, y que sumó como invitado a Mariano Fernández, líder de Me Darás Mil Hijos, de paso por Bariloche.

La confusión acerca de si los instrumentos son armas habilitó un recorrido por la función de varios de ellos en un show interactivo e hilarante donde se escuchó zamba, jazz, tango, reggae, ranchera (esta última con la participación del citado Fernández) y un emotivo cierre con Rovner cantando “Cajita de sueños” junto a su hijo Pedro.

En un domingo que además tuvo gran cita matutina en el Cámping Musical con Andrés Spiller, Rafael Gíntoli, Marcela Magin, Siro Bellisomi y Ensamble Sur y Piltri Quinteto haciendo sonar “Genios a través de los siglos: Bach, Teleman, Dvorak y Mozart”, la Catedral recibió a Lanfré junto al Ensamble Ventisquero Negro.

En el ámbito del templo que también albergó buena parte del festival el artista barilochense de reputada trayectoria en la música patagónica inició su actuación repasando en cuatro canciones asumidas en solitario la diversidad y la tradición de la región.

Ya junto al Ensamble Ventisquero Negro (otra de las ramificaciones de la OFRN con integrantes a quienes presentó individualmente) y bajo arreglos del pianista Damián Sánchez, Lanfré redondeó una “Serenata…” aplaudida por unos 200 asistentes.

Click to enlarge
A fallback.

Por este segundo FIMBA, promovido por la Secretaría de Cultura de Río Negro que acogió exclusivamente a artistas argentinos, pasaron figuras de la talla de los ya mencionados Spiller y Gíntoli, pero también Juan Falú, Escalandrum con Elena Roger, Peteco Carabajal, Ramiro Gallo, Pablo Agri, Marcelo Rebuffi y Luis Caruana, entre más, quienes aportaron repertorios y performances de excepción por fuera de cualquier casilla y etiqueta.

Ese elenco y la protagónica e inspirada disposición de la OFRN dirigida por Martín Fraile y también mentor del espacio, dieron cobijo a cinco jornadas de alto vuelo musical que cumplieron acabadamente con lo que el músico y gestor cultural prometió en charla con Télam: “La propuesta es sensibilizarnos con músicas que provienen de distintas prácticas musicales y con músicos que provienen de distintas tradiciones”. (Télam)