La dificultosa vuelta de los cines tras el cierre de la actividad en marzo de 2020 debido a la pandemia sumó hoy nuevos capítulos con epicentro en las ciudades de Buenos Aires, donde hubo otra reunión técnica),y Santa Fe, donde trabajadores del sector reclamaron por la reapertura de las salas.

"El ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro, junto al ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, y representantes de la cámara de exhibidores visitaron hoy una sala de cine con el fin de seguir trabajando en la puesta en marcha de la cultura", informó un comunicado emitido por la cartera de Cultura.

A modo de balance del nuevo encuentro, desde Cinemarc-Hoyts señalaron a Télam que el gobierno local "se comprometió a enviar el pedido para la apertura a Jefatura de Gabinete de la Ciudad y luego pasarlo a Nación. Un trámite que se haría efectivo la semana que viene".

Lo cierto es que el protocolo acordado por Cultura de la Nación con cámaras empresariales, sindicatos y sectores relacionados con la actividad va a cumplir un mes de su vigencia el sábado próximo y aún no se plasmó en la mayoría de los distritos.

Por ese motivo, trabajadores de los cines de Santa Fe se manifestaron hoy en las calles para solicitar la apertura de las salas de toda la provincia y consideraron que no hay "excusas" porque ya están los protocolos que rigen la actividad.

En el caso de la ciudad de Santa Fe, los trabajadores se concentraron frente a las instalaciones del shopping La Ribera, situado en el puerto, donde alertaron de la "difícil situación" por la que atraviesan.

Francisco Alarcón, dirigente del Sindicato Único de Trabajadores de Espectáculos (Sutep), señaló que "no hay excusas, la habilitación no llega pese a los protocolos", en referencia a que en otros lugares, como Córdoba o Corrientes, ya fueron autorizadas las actividades en las salas de cine.

El gremialista señaló que "la situación es crítica, porque la mayoría tiene deudas" y explicó que "no se trabaja desde hace 11 meses y se está cobrando el 75% del salario".

Los trabajadores recibieron capacitaciones acerca del protocolo aprobado para la actividad, que propone la ocupación del 50% de las salas, el respeto de medidas como distanciamiento, uso de tapabocas y venta de entradas online además de trabajar bajo la modalidad de burbujas.

Al ser consultado por la prensa, el ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, señaló hoy que se está trabajando para un retorno de la actividad, aunque no adelantó fechas probables.

"Estamos analizando la situación con el sindicato, con los empresarios y titulares de los establecimientos que vienen reclamando la apertura de las salas ya que es una de las prioridades de la agenda", indicó el funcionario.

Según pudo averiguar Télam, la demorada normalización de la actividad tiene, al menos, dos aristas centrales: la escasa predisposición de distribuidores a poner en circulación material nuevo en desmedro de otras formas de exhibición como el video a demanda y la normativa en torno a permitir comer y beber en las salas mientras transcurren las proyecciones. (Télam)