Cataluña admitió hoy que fue un "error" permitir la celebración de tres festivales musicales masivos que en su conjunto convocaron a más de 100.000 personas con los casos de coronavirus disparados entre jóvenes.

"No lo repetiría", dijo a Catalunya Radio el consejero catalán de Salud, Josep Maria Argimon, permitir la celebración de los festivales Vida, Canet Rock y Cruilla, celebrados en las dos primeras semanas de julio en Cataluña.

"Creo que claramente no he hecho bien las cosas. Si todo lo hubiese hecho bien, no estaríamos donde estamos", afirmó el funcionario tomando nota que la norteña región de Cataluña se encuentra actualmente entre las cinco regiones europeas con una mayor transmisión del virus.

Al trazar un panorama de lo sucedido, Argimon añadió que "la sociedad en conjunto y yo como responsable de la pandemia habíamos pensado que esto iba muy bien; bajaba mucho la incidencia, el ritmo de vacunación era elevado; creo que estas expectativas hicieron que se relajaran las medidas".

Los tres festivales en cuestión se realizaron a partir de un protocolo sanitario avalado por la consejería de salud por el cual los asistentes tuvieron que superar un test de antígenos y portar mascarilla pero donde no era necesario guardar la distancia social, detalló la agencia de noticias ANSA. (Télam)