(Por Hugo F. Sánchez) - El registro desde la ficción de la cotidianidad de los jóvenes en los barrios humildes es el eje de "Carrero", la opera prima de Fiona Lena Brown y Germán Basso que hoy entra a la Competencia Internacional del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici).

La película, filmada con actores no profesionales que sumaron sus experiencias a la historia, va recorriendo las dificultades y la falta de oportunidades de los adolescentes a través de un protagonista que acuciado por las necesidades, abandona la escuela y junto a un vecino, comienza a juntar los desechos de la ciudad en un carro tirado por un caballo.

"Nuestra prioridad siempre estuvo en la representación honesta, porque sabíamos que el lugar por sí mismo tenía mucho más para decir que nuestra imaginación", cuenta Germán Basso para Télam.

La primera y rápida impresión es que la película podría ser incluida en el realismo social pero Fiona Lena Brown desmiente el marco de esa corriente, que para la realizadora "tiene como un tono gris, de tierra, de pobreza, de ropa gastada y parece obedecer a la lógica del 'determinismo' que tiende a encerrar a sus personajes en estereotipos -explica-, sin darles la oportunidad de abrirse y mostrar otras experiencias".

Télam: ¿Cómo fue el proceso que llevó a su primera película ahora sea parte del Bafici?

Germán Basso: Para lograrlo estuvimos filmando durante cuatro años. Al principio era un corto con un grupo de adolescentes de un barrio y hacíamos todo nosotros.

Fiona Lena Brown: Al año y medio de haber arrancado ya teníamos unas cuantas escenas que nos gustaban y algunos alumnos avanzados de la carrera de cine de La Plata vieron ese material y se interesaron en el proyecto. Pasamos de ser tres o cuatro a un equipo de entre 12 y 15 personas. Nuestra prioridad siempre estuvo en la representación honesta, porque sabíamos que el lugar por sí mismo tenía mucho más para decir que nuestra imaginación. Por eso tuvimos que aprender a observar y escuchar, aunque eso implicara tirar escenas y días de trabajo.

T: La película es una ficción en el camino del documental. ¿Creen que se puede encuadrar en la senda del llamado "realismo social"?

FLB: No fue un objetivo hacer realismo social, justamente queríamos lo contrario. Porque el realismo social suele insistir en la marginalidad, enfatizar la pobreza, destacar la violencia y nos pareció que alcanzaba con situar la acción en el barrio con sus espacios como las casas, el comedor, la escuela, los negocios y no había que "marcar" esos lugares.

GB: El documental está presente, desde luego. Hay una impronta documental en los actores, en los escenarios y en las problemáticas que enfrentan. Y sobre todo en la elección del "carrero", un trabajo que si bien tiene una larga historia, marcó una época reciente y fue todo un símbolo. Pero también nos propusimos cruzar y quebrar ese vínculo tan estrecho del documental con la realidad a partir de algunos procedimientos: la ficción, el trabajo con los colores y la intromisión de cierto fantástico para justamente, indagar en otras zonas vinculadas a sus sueños y a sus deseos de la vida de estos adolescentes que no estaban contadas.

T: La toma de tierras, la falta de trabajo y la deserción escolar están muy bien detallados en la película. ¿Desde el principio estuvo la intención de hacer como un mapa de la falta de horizontes?

GB: Todos los conflictos mostrados en la película nacieron de lo que pudimos observar que sucedía en el barrio y nada de esto fue premeditado desde el principio, más bien lo fuimos encontrando en el camino a partir de la escucha de lo que nos fueron revelando los actores y actrices.

FLB: Sí, fueron surgiendo los problemas de la educación con su desfase y desconexión de las necesidades de los adolescentes; la cuestión de las tomas y ocupaciones de tierras como una necesidad y también temas como el consumo de drogas. Procuramos separarnos de ciertas lógicas tan usadas por el cine, que construyen cadenas de determinismo como el consumo, que desata la violencia, incita al robo y culmina en un asesinato. A veces la película juega con esos estereotipos y estigmas.

GB: La toma de tierras es algo que en el barrio sucede mucho. El acceso a la vivienda de manera legal es casi imposible.

T: ¿Cómo manejaron la historia para no caer en una mirada, si se quiere, turística sobre la situación de estos jóvenes fuera del sistema?

FLB: Creemos que es imposible eliminar de forma absoluta la mirada turística, porque no nacimos ni nos criamos en el lugar. Hubo una participación muy activa de las personas del lugar, tanto a nivel de guion como de actuaciones. Nos interesaba mucho más que nos aporten desde su conocimiento que imponer el nuestro.

GB: Es un tema que pensamos y repensamos mucho, influidos por figuras como el director y escritor César González o Mayra Arena, que trabajan muy bien éstos temas. En éste sentido, tratamos de ajustar lo más posible nuestra mirada a lo que estábamos viendo en el barrio y desechar las representaciones naturalizadas que no encontrábamos en el barrio.

T: ¿Cuáles son sus referentes en el cine, con qué cinematografía emparentarían "Carrero"?

GB: En cuanto a referencias estéticas, hubo dos películas que nos marcaron. "Mother of George", de Andrew Dosunmu, que es sobre una pareja nigeriana viviendo en la ciudad de Brooklyn y "Papusza", de Joanna Kos-Krauze y Krzysztof Krauze, sobre una poetisa gitana de Polonia. En ambos casos, nos marcó la original forma de destacar la belleza de las culturas no hegemónicas que se narran.

FLB: También tuvimos muy presente la serie "Okupas", de Bruno Stagnaro, con temáticas y personajes que provienen de universos cercanos a los de nuestro film. Hay una tendencia a mostrar determinadas realidades sociales con crudeza, que pone el ojo en lo roto, lo marrón, lo gastado, lo marginal. En "Carrero" hay una gran apuesta a los colores vivos, fuertes y saturados que están muy presentes en el barrio.

T: ¿Qué significa para ustedes que la película forme parte de la Competencia Internacional del Bafici?

FLB y GB: Sentimos que es un gran estímulo para continuar con estas formas de trabajo y para darle visibilidad a otro tipo de historias, contadas por personas que no son la hegemonía. Estamos enormemente agradecidos al Bafici por haber seleccionado la película.

"Carrero" se exhibe hoy a las 19.15 en el Complejo Gaumont, el lunes 25 de abril a las 17.30 en el Multiplex Monumental Lavalle y el martes 26 a las 18.20 en el Cosmos UBA. (Télam)