Sus voces y miradas, sus inquietudes e intereses intentarán sintetizar la pluralidad, heterogeneidad y diversidad de la niñez argentina. Son 16 los chicos y las chicas de 7 a 10 años que, de modo colaborativo y virtual, comenzaron a asesorar a Pakapaka en la definición de la agenda de temas y en la ideación de formatos, narraciones, estéticas y abordajes de los nuevos contenidos que esta señal del Estado argentino se propone producir a mediano plazo.

La agencia Télam entrevistó a cuatro de ellos; una charla en la que, a poco de comenzar, surgió una apuesta en común: bregar por una programación que promueva el cuidado del medioambiente, de las personas en situación de vulnerabilidad social y de los animales. Y el deseo intenso de que Zamba viva más y nuevas aventuras.

A continuación, una síntesis de la palabra de Azucena, Camilo, Rodrigo y Acuarela, flamantes consejas y consejeras de Pakapaka:


Azucena, 9 años

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

No sin antes reclamarle a su mamá el hecho de que "en casa no hay (televisión por) cable", Azucena cuenta que le gustaría que Pakapaka y los contenidos para niños en general aborden temáticas basadas en "problemas más reales". "Que no sean -dice a Télam- siempre malvados que intentan destruir el mundo o convertirse en reyes, sino que puedan reflejar cosas más reales".

A esta niña del barrio porteño de Caballito le encanta jugar a la mancha zombie con sus "amigues", y aclara enseguida que "cuando la mancha muerde, lo hace de mentira". En Azucena, la "e" inclusiva puebla todas y cada una de las referencias de género a las que apela.

El año pasado, sobrellevó la pandemia entre juegos vía Zoom y el aburrimiento. Hasta que el piano, la escritura y el convertirse en youtuber le quitaron cualquier vestigio de tedio. Por estos días, en los ratos libres que le deja la escuela, lee sus cuentos y otros escritos para un público selecto: sus "amigues".

"Si existen los vivos -enfatiza-, yo puedo hacer los míos en Instagram y se me ocurrió leer libros. Al principio leía libros de otros autores y ahora cuentos míos".

Azucena se entusiasma con la idea de compartir con el resto de "les consejeres" y Pakapaka algunas de las ideas que dice tener para una "televisión nueva". "Vamos a pensar juntos cómo crear un nuevo personaje que, por ejemplo, se llame Pepito y coma chocolate".


Camilo, 11 años

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

La pandemia pasará a la historia de Camilo por varios motivos, entre ellos, porque fue el tiempo en que se lanzó a andar en bicicletas sin rueditas, a la buena del impulso de sus piernas y de la destreza de sus manos.

Interesado por jugar con sus amigos, dibujar, leer y hacer origamis, este muchachito del barrio porteño de Boedo tiene especial preocupación por "la injusticia, que haya diferencias sociales y (la situación que acarrea) la pandemia por los contagios de coronavirus".

"Somos -dice a puro entusiasmo- un grupo de chicos y chicas de diferentes provincias que haremos encuentros por Zoom para charlar sobre Pakapaka y cómo hacer que mejore a través de la visión de les chiques".

Camilo confía en sumar aportes desde su propio interés por "la ciencia, la escuela, la tecnología y la robótica".

Como otros de sus compañeros en el flamante Consejo, apuesta a que la señal pública sume a su grilla "programas de escuela, ciencia ficción, tecnología y nuevos capítulos de Zamba".

Camilo revela que su familia "está feliz" con su participación. "Me dijeron que me van a apoyar", dice confiado este amante de últimas propuestas que impulsó Tecnópolis, entre ellas, Tierra de Dinos.


Rodrigo, 10 años

Santiago del Estero

A Rodrigo le encanta "jugar a la lucha", a la vez que se muestra interesado por "las cosas de ciencia ficción" y lo preocupan, y mucho, "las enfermedades graves, como el coronavirus".

Entrevistado por Télam, este santiagueño cuenta con entusiasmo la convocatoria de Pakapaka le resulta una oportunidad para "representar mi cultura".

También apuesta a sumar "aportes para mejorar el canal y ponerle algunas voces a personajes pequeños, como Zamba".

"Pakapaka está entre mis canales interesantes", dice a Télam, y señala a "la cocina, los videojuegos, las plantas y los zombies" como algunos de las temáticas sobre las cuales quiere intercambiar ideas con sus compañeras y compañeros del Consejo. "Espero -añade- que todos juntos logremos mejorar el canal".

Rodrigo no le contó a sus amigos del "cole" y del barrio que es consejero: "Quiero que sea una sorpresa".


Acuarela, 10 años

Mendoza

Cuando se le pregunta qué le gusta, Acuarela no duda ni un instante. "Jugar a la escondida, a la mancha, el rock y, en particular, el Indio Solari", suelta.

Esta niña mendocina milita en una agrupación que colabora con personas en situación de calle y promueve sus derechos. Se trata de una de las temáticas que se propone impulsar desde su lugar en el Consejo.

A ella, que la poca televisión que ve está orientada a Pakapaka, también le gusta Zamba y quiero ver mucho más de él. No obstante, le gustaría que la señal pública profundice en temas como el cuidado de los animales y el uso responsable del agua.

"Solo una amiga del barrio sabe "que es consejera de Pakapaka, porque me da vergüenza", señala a Télam. (Télam)