Reconocida como cantante pero con pergaminos también en la composición y la producción, Lorena Astudillo apuesta fuerte por devenir en una artista integral porque, postuló, “el destino de nuestra música depende de cuánto sepamos y de las acciones que llevemos adelante, o de una suerte loca que casi nadie tiene”.

“El mundo de la música actual es enormemente complejo pero es sumamente importante que las y los músicos entendamos acerca de ello”, propuso Astudillo en charla con Télam.

Télam: ¿De qué forma se profundizó el perfil de la Lorena compositora? ¿Ya no querés cantar más “a través” de palabras de otras personas?

Lorena Astudillo: Creo que se profundizó con la práctica de escribir, me encanta crear canciones y aún sigo necesitando hacerlo. Nunca sé qué voy a necesitar ni qué camino voy a emprender mañana. Por el momento siento que vale la pena arriesgarse a encontrar la propia voz a través de las propias palabras aunque de vez en cuando me guste sumergirme un poquito en las aguas de los clásicos de nuestra música popular, algo que también disfruto mucho.

T: ¿A la experiencia de “Peregrina” la vivís como el inicio de una nueva etapa para hacer y producir música de este modo?

Si pero no sé si volvería a producir de esta manera, el esfuerzo, los costos y la cantidad de funciones que desempeño es prácticamente sobrehumano. Duermo no más de cinco horas por día y me doy cuenta, como decía Mick Jagger, que estar en la industria de la música es dedicarse 90% a otras cosas no musicales para poder hacer un 10% de música. Con Lo cual ya ando extrañando la inocencia de la creación, el juego de hacer música y de cantar.

T: ¿Hay planes en ese sentido?

LA: Siempre. El 2 de diciembre cierro el año con un concierto con mi banda en la Terraza del Picadero, un lugar donde me encanta tocar. Luego muchos proyectos como seguir planificando mi trabajo docente que el año que viene estará más orientado a masterclass grupales y talleres, seguir escribiendo canciones y planificando libro, seguir organizando mi gira europea 2023 y por sobre todo eso tener vacaciones. (Télam)