“João Goulart en Argentina (La muerte de un Presidente)”, es el título de la serie del misionero Maximiliano González acerca del fallecimiento en Corrientes del mandatario brasileño derrocado por un golpe militar que asume Hugo Arana en uno de sus últimos papeles y que desde mañana a las 20 podrá verse en canal Encuentro y la plataforma Cont.ar.

“Lo que realmente me interesaba de la historia de Goulart, su ascenso, la lucha por los derechos de su pueblo, y las conspiraciones entre las elites dominantes y Estados Unidos para derrocarlo, son elementos para contar Latinoamérica, en su permanente batalla cultural y política”, sostuvo González a Télam.

Para el realizador esta serie “permite mostrar cómo los mecanismos de desestabilización ante gobiernos que afecten privilegios se repiten constantemente”, abundó.

Goulart fue derrocado por un golpe militar en marzo de 1964 -dando inicio a una dictadura que se extendió por 21 años- y falleció en diciembre de 1976 en la ciudad correntina de Mercedes, pero su muerte no fue aclarada y sospecha de un crimen de corte político debido a medidas de gobierno como la reforma agraria y una amplia campaña de alfabetización.

“La investigación y el posterior rodaje -contó el autor y director- me permitieron conocer en profundidad los sucesos históricos que llevaron al golpe de 64 y principalmente relacionar los sucesos no solo con los golpes de la década del 70, sino con los mecanismos de desestabilización de gobiernos populares en los últimos años”.

La serie permitirá ver una de las últimas composiciones de Hugo Arana (fallecido en octubre pasado), quien asume el rol del político gaúcho que fue dos veces vicepresidente (de Juscelino Kubitschek y Jânio Quadros) antes de asumir como mandatario.

“Arana se sumó al proyecto desde un comienzo, me parecía ideal para interpretarlo porque transmitía con genialidad los matices, la melancolía del exilio, su fortaleza en las convicciones y la fragilidad de los últimos días de Goulart”, contó González.

Télam: ¿Qué recuerdos tenés sobre su Arana como persona y como actor?

Maximiliano González: El trabajo con Hugo fue maravilloso. En las largas horas que compartimos en el camarín antes de empezar a filmar cada jornada, Hugo contaba mil anécdotas y yo las disfrutaba como aquel que ve frente a sus ojos una porción de historia, o aquel que sabe, que está viviendo minutos que recordará el resto de su vida. Tenía un humor exquisito, una réplica rápida y le encantaba narrar, todo con una pasión que emocionaba.

T: ¿La serie ya circuló? ¿Llegó a Brasil? ¿Qué devoluciones tuviste?

MG: Todavía no la mostramos en Brasil, los únicos que la vieron son los familiares y por suerte les encantó el trabajo y están comprometidos también en su distribución, teniendo en cuenta el difícil momento que vive políticamente Brasil.

T: ¿Con qué expectativas llegás a este estreno por Encuentro y Cont.ar?

MG: La ilusión es siempre que el trabajo sea visto, que llegue a los espectadores, que es el objetivo real de estas expresiones. (Télam)