El cantante Alfredo Piro y el pianista Pablo Montanelli, dos referentes de la música popular argentina contemporánea, se unieron en Tangótico, una nueva propuesta donde ambos volcaron su experiencia vinculada al rock y al tango, y la plasmaron en su flamante primer disco, donde se potencian como intérpretes y compositores.

"No nos definimos precisamente como 'rockeros haciendo tango', sino más bien como músicos -que en tal caso- escriben y componen tangos, y que crecieron escuchando mucho rock", dijo en diálogo con Télam Alfredo Piro, describiendo el espíritu del binomio.

El álbum debut del dúo, "Tangótico-Vol. I", tendrá su presentación formal el viernes 12 de marzo a las 21. "Será un concierto gratuito y al aire libre, en un escenario frente a la puerta de nuestra casa amiga Pista Urbana (Chacabuco 874, barrio de San Telmo) con varios artistas invitadxs y con todos los protocolos y distanciamiento social pertinente", anunció Piro.

Grabado en plena pandemia, cada uno desde hogares, entre Francia y Argentina, el disco cuenta con el aporte de otros exponentes del tango actual: Victoria Di Raimondo, Julio Coviello, Jacquelin Oroc y Agustín Silberlieb .

Las seis inspiradas canciones que nacieron de este encuentro fueron escritas y compuestas por Piro (voz, guitarra) y Montanelli (piano, batería y arreglos).

"Viaje de raíz, de mente, sin valijas que cargar. No hay apuro en llegar urgente, el viaje solo es andar", canta Alfredo en "El viajero", primer tema compuesto por la dupla y que de algún modo representa el espíritu de este trabajo que propone un viaje íntimo.

Piro viene transitando un camino que lo llevó a editar ocho discos como solista y a cantar en diferentes formaciones; mientras que Montanelli viene de una interesante experiencia al frente del Cachivache Quinteto durante más de 10 años; también editó cuatro álbumes de piano sólo.

"Tangótico (o la unión entre Montanelli y yo) surge a partir de la necesidad de una nueva búsqueda artística, siempre latente, con el fin de encontrar una nueva excusa en la que uno pueda seguir haciendo música. Esta impronta surgió hace dos veranos atrás (febrero de 2019)", contó Piro, hijo de dos emblemas del tango: Osvaldo Piro y Susana Rinaldi.


Télam: Este cruce entre lo gótico y el tango, es algo que te calza perfecto como cantor y como letrista. ¿Cómo fueron armando este repertorio?

Alfredo Piro: El estado de melancolía y remembranza, o "el dolor de ya no ser" es algo inherente a la música en si misma, creo. ¿Qué es una canción triste si no otra cosa que una canción de amor? se pregunta Nick Cave.

La pulsión melancólica es natural en la música, no solo es algo que ocurre en el tango. Siempre parto desde la sinceridad, como artista, y ante todo como persona. El existencialismo, la búsqueda de Dios, la desazón frente al amor, es algo que atraviesa a la música toda en líneas generales. Es algo que interpela desde la composición tanto a Enrique Santos Discépolo, como a Wayne Hussey.

T: ¿Cómo surge esta unión con Montanelli?

AP: Nos conocimos por casualidad o mejor dicho, con "causalidad" fue que encontré a Pablo tocando sus propios temas en un ciclo abocado a la difusión de las nuevas obras dentro del mundillo del tango, en una sala del Centro Cultural de la Cooperación. Montanelli y yo no nos conocíamos previamente, ni nos teníamos tampoco por terceros. Me acerqué a saludarlo cuando terminó de tocar esa noche, con la premisa de volver a encontrarlo para reencontrarnos en nuestras respectivas músicas. Sellamos un pacto de caballeros sobre una de las mesas de un bar, con las ganas de hacer música, junto a la expectativa más rasa del "veamos qué pasa". Yo venía de estar siete años frente a una banda con la que defendí mis últimos cuatro discos, y venia juntando ganas de encontrar algún nuevo socio con quien pasar en limpio algunas viejas ideas y elucubrar otras nuevas posibles. A la semana de ese encuentro nos juntamos en su casa a tocar un rato. Ahí, en ese breve y primigenio encuentro, me dio un disco suyo con todos temas instrumentales que le pertenecían por autoría, sin ninguna premisa, simplemente como carta de presentación. Al siguiente ensayo yo caí con una letra (la primera que me salió casi impulsivamente apenas la escuche), era "El Viajero". En ese disco también estaban otros temas instrumentales que sobrevinieron luego en canciones como "Montán".

T: El clima íntimo que propone esta dupla invita a la emoción, algo que en tiempos tan difíciles como estos se valora.

AP: Hay una introspección, un mirarnos hacia adentro. Y en estos tiempos pandémicos es algo ineludible. La situación respecto al otro, la otredad, termina por ser tu propio espejo. Conciencia de lo que somos hoy. Si hay algo que me entusiasma de Tangótico es su capacidad integral de reconceptualizarse artísticamente. Con Pablo hace un año y tres meses que dejamos de vernos presencialmente. El iba a venir para marzo del año pasado. Nos quedaron suspendidos tendales de conciertos, tanto en Buenos Aires como en Europa. (Télam)