El músico, compositor, director y arreglador Alejandro Terán que trabaja fecundamente en la reunión de lo orquestal con repertorios populares, asevera que "la orquesta no se domina, sucede".

"A la orquesta no la uso en forma académica sino como un instrumento hecho de muchas almas. Es un monstruo, es imprevisible, pero la suma de esas psicologías genera algo muy potente y muy delicado", consigna Terán en charla con Télam.

El artista, de 54 años, reconocido por haber propiciado los "11 Episodios Sinfónicos" de Gustavo Cerati en el Colón y de "60x60" de Charly García, entre infinidad de colaboraciones que despliega desde 1985 y que también se expresó en cine (por caso, en "Aniceto", de Leonardo Favio), aclara que "no tengo formación académica, nunca dirigí obras que no sean mías y soy el peor director de orquesta del mundo".

En ese rapto que podría ser visto como de falsa modestia, Terán apunta que "de las partituras sí estoy orgulloso y también de convencer a esos grandes artistas que están en contacto diario con música muy importante de que la idea que les acerco es buena".

"Mi trabajo –abunda el músico- pasa por ahí, por ofrecerles a esos instrumentistas una visión estética que puedan comprender y compartir. Una idea que puede ser interpretada".

En el horizonte de Terán y además de algún encargo por el cumpleaños 700 del poeta y escritor italiano Dante Alighieri, figura el regreso del Cuarteto Divergente al Galpón de Guevara (Guevara 326, en el barrio porteño de chacharita) en las noches de los martes de octubre donde, anticipa, "vamos a tocar un repertorio variado con sorpresas para todos".

De todas maneras, el creador no descarta emprender otro desafíos sonoros porque, razona, "en general para el obsesivo nunca hay vacaciones. Y yo soy como 'Bob el constructor', soy el que tira la piedra y esconde la mano". (Télam)