El actor, director y dramaturgo Gabriel Virtuoso, de 53 años, quien hubiera debido viajar con la Compañía Argentina de Teatro Clásico al Festival de Teatro de Almagro, en España, falleció el domingo vencido por el cáncer, informó hoy la Asociación Argentina de Actores, la que envió sus condolencias a su compañera Gabriela Villalonga y familiares.

El intérprete, que fue además docente de grado, gestor cultural, profesor de teatro y coordinador pedagógico en proyectos socio-culturales, era conocido por su particular capacidad para la comedia, con una voz contundente que reunía potencia con grato sonido.

Su última actuación fue esta temporada en “La celosa de sí misma”, de Tirso de Molina, con dirección y adaptación de Santiago Doria en el Centro Cultural de la Cooperación, y una de las obras que la Compañía Argentina de Teatro Clásico está representando actualmente en escenarios españoles, y con la que había descollado en “La discreta enamorada”, de Lope de Vega, y “El lindo don Diego”, de Agustín Moreto.

Su pasión por el teatro comenzó a finales de los años 80 en los talleres del Centro Cultural Roberto Arlt del barrio de Flores, del que entre 1989 y 1994 se desempeñó como miembro del equipo de coordinación. Se vinculó primero a espectáculos barriales, luego a producciones de egresados de dirección de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático y posteriormente integró grupos independientes en los que comenzó, además de actuar, a escribir, a dirigir y producir sus propias obras de teatro.

Se formó como actor en varios cursos dictados en los centros culturales Ricardo Rojas, Adán Buenosayres, Cult y Roberto Arlt, estudió radioteatro con Alfredo Duncan e Inés Mariscal, actuación en televisión con Paco Fernández de Rosa, canto con Laura Rejo y dramaturgia en el Rojas y con Marcelo Bertuccio, Alejandro Tantanian y Ariel Farace.

Con “Manual de instrucciones para el último porteño”, de Bernardo Cappa, dirigida por Luis Rofman, viajó al Festival Internacional de Arlignton, Washington, y realizó funciones en Nueva York, en la Sala de Repertorio Hispano, al tiempo que participaba de la obra “Pornografía emocional”, de Matías Méndez y José María Muscari, en la escena porteña.

Como autor estrenó las obras “El rey enano”, “Ensayo de una utopía”, “Berretín de una noche de verano” y “Quererte como te quiero”. (Télam)