De la mano de “Pampas”, un ep dedicado a algunos de los géneros de esa región que mañana será presentado en el porteño Café Vinilo, el dúo de guitarra y percusiones que respectivamente asumen Matías Tozzola y Horacio Cacoliris profundiza un camino de exploración y toma de posición frente a la música argentina donde, como marca el percusionista, habitan “la libertad para improvisar, ciertos conceptos camarísticos y la coexistencia de lo tradicional con su ruptura”.

“Esos tres principios están presentes en el trabajo que venimos realizando desde finales de 2019 donde se nota la presencia del dúo como conjunto, fruto de una búsqueda y una estética que nos llevó poco tiempo pero mucho trabajo consolidar”, señala Cacoliris durante una entrevista con Télam.

En un sentido similar, Tozzola apunta que “el principio básico por el cual nacieron nuestros encuentros fue el de tocar música argentina de raíz popular desde una mirada personal”.

El guitarrista especifica que “cuando decidimos grabar se nos ocurrió esta posibilidad de elaborar discos de formato corto con músicas de las distintas regiones geográfico/culturales que es algo que nos permite investigar, explorar y probar repertorios muy diversos pero a la vez muy específicos”.

Este objetivo común reunió los andares de Tozzola (miembro-fundador de la compañía El Sueño de los Elefantes, solista junto a la Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto y autor de los álbumes “Autorretrato”, de 2017, y “Hablando de Volar”, de 2020) y Cacoliris (integró los grupos de Quique Sinesi, Franco Luciani, Lorena Astudillo, Néstor Acuña, “Bruja” Salguero y Bosphorus y actualmente es parte del trío de Alberto Rojo y toca con de Hugo Muñoz, Hernán Reinaudo y Elegante Sport).

El reciente “Pampas” reúne "El viento viene del sur", triunfo del olavarriense Oscar Alem; "Dorotea la Cautiva”, milonga pampeana de Ariel Ramírez y Félix Luna que integra "Mujeres Argentinas" y que incluyó la participación especial de la cantante Lorena Astudillo; y el estilo "Por las huellas del abuelo", de Matías Tozzola basada en las "Canciones del abuelo" de Atahualpa Yupanqui.

La publicación continúa la obra del dúo que se inició discográficamente con “Norteñas”, material donde se agruparon la cueca norteña “La arenosa”, de Gustavo “Cuchi” Leguizamón y Manuel Castilla; el huayno “Sólo luz”, de Raúl Carnota; y “Vidala del nombrador”, de Eduardo Falú y Jaime Dávalos.

La suma de esos repertorios estará presente mañana en el concierto que la dupla ofrecerá desde las 21 en la sala sita en Estados Unidos 2483 donde se sumará la voz de Astudillo como invitada especial.

Télam: ¿Qué significa “Pampas” en el camino del dúo?

Horacio Cacoliris: "Pampas" es justamente parte de un camino que decidimos transitar con el dúo en este concepto de dedicar cada ep a la música de una región de Argentina. Quizás es el trabajo donde está plasmado el antes y el después en este abordaje ya que en "Norteñas" a la hora de entrar al estudio ya veníamos tocando la totalidad del repertorio pero en cambio con este nuevo material hay parte que ya existía y otra que decidimos ya pensando en el concepto y hurgando en los distintos géneros de la llanura y en lo que queríamos decir y proponer con esa música.

T: En la escucha de “Pampas” se aprecia una decisión expresiva del dúo por hacer que esos géneros pampeanos y sureros suenen con una vitalidad y una rítmica más poderosa que la que se aprecia generalmente ¿Hubo una decisión estética en ese sentido o se trató de una apreciación errónea de mi parte?

Matías Tozzola: Las músicas del sur de nuestro país tienen como instrumento principalísimo a la guitarra. La percusión rara vez aparece y ciertamente no es parte del orgánico de especies como la milonga pampeana, el triunfo o el estilo (por citar aquellas que abordamos en el álbum). Por tanto, es perfectamente entendible que se escuche una jerarquización de los elementos rítmicos al trabajarlos desde la percusión. Amén de ello, sí es una decisión la de elaborar “claves” rítmicas dentro de las especies mismas tanto para que ambos instrumentos funcionen como un bloque armado como para complejizar las distintas texturas.

T: ¿Qué sienten qué aporta el dúo a la música popular actual y cómo ven esa escena?

MT: La escena musical argentina es inmensa, rica y diversa. Desde nuestro lugar particular intentamos que dos instrumentos clave en nuestra idiosincrasia cultural puedan aportar nuevas formas de decir sobre las músicas populares argentinas. Intentamos que cada una de nuestras canciones sea una especie de “viaje” o “historia”, que exista una narración sonora que plantea recorridos y caminos por momentos vertiginosos, por momentos calmos, plagados de explosiones y quietudes.

T: -¿Tienen previstos otros conciertos?

HC: El de Vinilo es el último concierto que tenemos agendado pero estamos con muchas ganas de seguir tocando. En septiembre pasado hicimos una gira por Chubut que fue una gran experiencia que siento que además de lo musical nos fortaleció en lo humano y nos entusiasmó a empezar a emprender la idea de tocar no sólo en Buenos Aires sino también en otras provincias y otros países. En lo personal me encantaría poder ir a presentar estos ep en cada una de las regiones que fueron inspiración para hacerlos. Si bien no es tarea fácil para la música instrumental e independiente somos emprendedores insistidores por naturaleza y por ende haremos todo lo posible para que suceda. (Télam)