El Gobierno nacional aspira a llegar al menos a una carga de 10 millones de usuarios de los servicios de gas y de electricidad para fines de julio, plazo de inscripción fijado para solicitar la continuidad de los subsidios energéticos y que no tendrá postergación para su implementación, aseguró el vicepresidente de Cammesa, Santiago Yanotti.

Hasta el momento, 3.660.254 millones de usuarios de los dos servicios energéticos ya habían cargado desde el 15 de julio sus declaraciones juradas de manera on line para solicitar la continuidad de los subsidios, de acuerdo con el corte realizado a media mañana de hoy.

En una entrevista con Télam, Yanotti afirmó que el Decreto 332 que determina la nueva política en marcha "prevé que el que no se anote en esta etapa perderá su subsidio. Se está intensificando la comunicación y es necesario que las familias sigan cargando sus datos de forma masiva, pero el ritmo del esquema de segmentación va a continuar".

"Hasta hoy más de 3,6 millones de personas cargaron sus datos al sistema, necesitamos que sigan cargando para llegar a un universo apropiado que consideramos podría estar en torno de unos 10 millones de usuarios, pero la cifra que se alcance no determinará de ninguna manera una prórroga que no está contemplada ni es parte del análisis", aseveró Yanotti.

Esa cifra de 10 millones de usuarios se estima sobre un universo aproximado de nueve millones de hogares con servicio de gas por redes, y entre 15 y 17 millones de hogares con servicio eléctrico, cifra estimada por la Nación ya que la base de datos de la distribución eléctrica la tienen las provincias.

El ritmo de inscripción se fue acelerando desde el viernes 15 de julio cuando se concretó la apertura del Registro de Acceso a los Subsidios de Energía (RASE), primer día en que se cargaron 150.000 formularios, cifras que se incrementaron hasta superar los 650.000 en los picos de esta semana que termina.

Igualmente, son muchas más las visitas que las cargas de formularios, ya que desde la apertura se registraron 21.480.281 visitas acumuladas en argentina.gob.ar/subsidios.

De ese total, más de 190.000 se concretaron durante las primeras horas de la jornada de hoy, de las cuales 43.776 hogares del segmento de DNI terminados en 6, 7, 8 y 9 lo completaron.

El formulario RASE se completa online en la plataforma www.argentina.gob.ar/subsidios, en la aplicación de Mi Argentina, o presencialmente en las oficinas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) con turno previo, como también en las oficinas de las prestadoras de los servicios energéticos.

Yanotti señaló que "en esta semana quedó demostrado que el sistema funciona bien, que no es complicado, y que en ninguna provincia se registró alguna problemática imprevista, por lo que es importante que los usuarios aprovechen esta ventana de inscripción y no esperar a una futura reapertura".

De esta manera, la progresión del diagrama de trabajo que encabeza la Secretaría de Energía prevé que en los primeros días de agosto se pueda contar con los nuevos cuadros tarifarios que estarán vigentes, de acuerdo con cada uno de los segmentos de usuarios.

En paralelo, hoy comenzó el plazo de inscripción que se extenderá hasta el martes de aquellos usuarios cuyos documentos finalicen en 6, 7, 8 y 9, y a partir de entonces hasta el 31 de julio el registro quedará abierto sin restricciones.

Una vez completada esa instancia de carga, y cerrado el RASE, Yanotti explicó que "la Secretaría de Energía procederá al cruce de datos de las declaraciones con la información que disponen los distintos organismos del Estado nacional para proceder a la clasificación en el esquema de cada usuarios", lo que se estima demandará al menos dos semanas de agosto.

"Siguiendo este esquema, se prevé que las primeras facturas comiencen a llegar a los hogares a mediados de septiembre o más tardar a mediados de octubre", aseguró el vicepresidente de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico y uno de los principales funcionarios responsables de implementar la segmentación.

Yanotti también aclaró que la Secretaría de Energía está avanzando con provincias y municipios en las acta-acuerdo por las cuales cada jurisdicción se compromete a la asistencia de los usuarios en la implementación del registro, la difusión masiva del sistema y en facilitar las bases de datos de beneficiarios de planes sociales y beneficios asistenciales a los sectores más vulnerables.

"Toda esa información en un principio no se va a cargar al RASE de forma automática sino que se va a utilizar para contrastar la realidad de esa población con lo que se recibió en las declaraciones juradas"; afirmó.

De la misma manera, el ex titular del ente regulador de electricidad de Tucumán y ex subsecretario de Coordinación Energética aseguró que "se está trabajando en las sanciones que se podrán disponer", en aquellos casos en que se pueda comprobar la falsedad intencional de una declaración jurada.

"En esta primera instancia vamos a chequear datos antes de proceder a aplicar el régimen y se va a recategorizar al usuario, y a la vez se va a utilizar la sanción para que sirva de incentivo suficiente para que no falseen la información"

De esta manera, si se comprueba que la inconsistencia de la carga se trató de un error se podrá rectificar, pero si se confirma la carga equivocada será pasible de sanción.

También aquellos usuarios que no llegaron a cargar sus datos para solicitar la continuidad de subsidios van a tener una instancia posterior para sumarse a esquema, una instancia que se realizará a través de una adaptación del actual RASE, pero será posterior a las primeras facturas sin subsidio que le llegarán a los no inscriptos, y sobre las cuales no habrá reintegros.

Este nuevo esquema le permitirá al Tesoro nacional un reducción de los subsidios por unos $15.000 millones para este 2022, mientras que para el próximo año ascendería hasta los $ 80.000 millones, de acuerdo con las primeras estimaciones.

El principal objetivo de esta política es alcanzar tarifas razonables y justas para el valor de la energía, para lo cual se propone una distribución de los subsidios basada en la capacidad económica de cada hogar.

Para ello, se establecieron tres grupos que diferencia en primera instancia los usuarios de ingresos altos, los que perderán este mismo año el subsidio a la electricidad y el gas de manera gradual en los tres bimestres siguientes a la puesta en marcha de los nuevos cuadros tarifarios.

Los otros dos estratos poblaciones de ingresos medios y bajos este año no recibirán reducción alguna de los subsidios, y se mantienen para ellos los dos aumentos de tarifas previstos para 2022. (Télam)