La Bolsa de Nueva York cerró a la baja el viernes, en un mercado preocupado por la persistencia de una inflación elevada y a cifras macroeconómicas que plantean interrogantes sobre la salud de la economía estadounidense.

El Dow Jones tuvo su quinta jornada de baja, por primera vez desde mediados de junio, y cedió 0,87% a 34.607,72 puntos. El índice tecnológico Nasdaq, en tanto perdió otro 0,87% a 15.115,49 unidades, mientras el S&P 500 cedió 0,77% a 4.458,58 unidades.

El mercado parecía partir para una jornada en positivo tras el anuncio del presidente Joe Biden sobre la obligatoriedad de la vacunación contra el coronavirus en todas las empresas de más de 100 empleados, de acuerdo al reporte financiero de la agencia de noticias AFP.

Pero el ambiente se degradó rápidamente, cuando los inversores recibieron con preocupación el índice de precios al productor.

Los precios mayoristas de bienes y servicios en Estados Unidos tuvieron nuevamente un alza récord en agosto sobre igual mes de 2020, según el índice PPI publicado por el Departamento de Trabajo.

Los precios al productor de bienes y servicios en Estados Unidos aumentaron 8,3% en agosto con relación a agosto de 2020, un récord desde que los datos interanuales comenzaron a calcularse en noviembre de 2010.

Con relación a julio en cambio, la suba se moderó, a 0,7% frente a 1% entre junio y julio. El alza es ligeramente superior a lo esperado por los analistas (0,6%).

El índice PPI es otra medida de la inflación, que toma en cuenta los precios desde la óptica de fabricantes y vendedores, en tanto otros índices como el PCE o el PCI los miden desde la perspectiva de los consumidores.

"Lo que podría hacer cambiar la posición de la Reserva Federal (sobre política monetaria) es la inflación", resumió el analista Jack Ablin consultado por AFP. "En este momento, las cifras de la inflación son aún más importantes que las del empleo", indicó.

La Fed sostiene que la inflación responde a factores transitorios y aún no ajusta su política monetaria de tasas ultrabajas y fuertes inyecciones de dinero en la economía a través de compras de activos como bonos del Tesoro. (Télam)