Las acciones en Nueva York cerraron con altibajos, con toma de ganancias para las tecnológicas y subas para los bancos y las energéticas, como consecuencia de la ola polar que obliga a aumentar la demanda de combustibles y la preocupación de los inversores por la demora en aprobar el paquete de estímulo.

El índice industrial Dow Jones ganó 0,2%, el ampliado S&P 500 perdió 0,1% mientras que el tecnológico Nasdaq cedió 0,3%, según datos proporcionados por la agencia Bloomberg.

Las empresas de energía se beneficiaron con los precios récord de la electricidad debido al frío que afecta a gran parte del país. Marathon Oil y Apache Corp. estuvieron entre los mayores beneficiarios.

Las acciones bancarias obtuvieron grandes ganancias, lo que les permite cobrar tasas de interés más lucrativas sobre los préstamos. Bank of America subió un 3,3% y JPMorgan Chase subió un 2,7%.

Los precios de la energía aumentaron bruscamente, ya que la demanda récord de calefacción hizo subir los precios de la electricidad, mientras que el precio del gas natural subió un 7,8% a su nivel más alto desde noviembre.

Sin embargo, la atención de los inversores estuvo dirigida a Washington y el malestar por la demora en la aprobación del paquete de estímulo financiero para mitigar los efectos económicos de la pandemia.

Los inversores creen que el Congreso ahora puede avanzar hacia la aprobación del plan de estímulo de 1,9 billones de dólares.

El paquete incluiría pagos únicos a los estadounidenses más asistencia adicional a las industrias, estados y jurisdicciones afectados por la pandemia.

El optimismo se mantiene en torno de la disminución del número de infecciones y la esperanza de que el lanzamiento de las vacunas contra el coronavirus prepare el escenario para un crecimiento económico más fuerte en la segunda mitad de este año.

El laboratorio Jensen, subsidiaria de Johnson & Johnson, pidió autorización a las autoridades sanitarias para la aplicación de su vacuna, lo que aumentó el optimismo.

En Europa, las bolsas cerraron con mínimas caídas debido a la preocupación por la marcha de las infecciones que amenaza con demorar la recuperación económica.

Para la mayoría de los inversores, la debilidad de la actividad económica afectará la producción en el primer trimestre, debido a las restricciones de la movilidad, demoran la apertura de los confinamientos.

Los operadores creen que el crecimiento se recuperará con fuerza en el segundo semestre, aunque todo dependerá de como se resuelva la pandemia.

Así el índice líder Euro Stoxx 50 perdió 0,2% mientras que el FTSE de Londres bajó 0,1%.

El DAX 30 de Frankfurt cayó 0,3% y el CAC 40 de París cerró en equilibrio.

En Madrid, el IBEX 35 cedió 0,6% al tiempo que el MIB de Milán se contrajo 0,7%. (Télam)