El presidente de Volkswagen América Latina, Pablo Di Si, aseguró hoy que la empresa automotriz está trabajando en un plan para aumentar hasta un 20% los componentes de origen nacional en los vehículos que producen en la Argentina en los próximos dos años.

Actualmente, la empresa de origen alemán fabrica en el país los modelos Amarok y Taos con más de 250 piezas de origen nacional y unos 45 proveedores argentinos, aunque el objetivo es aumentar el volumen de jugadores locales y llevar la producción a unos 80 mil vehículos este año, el doble que en 2020.

"Queremos aumentar entre 10 a 15% la nacionalización y podría llegar hasta un 20% si todo sale bien. Cuanto más parte de valor agregado ataquemos mejor: la chapa, la electrónica y las ruedas son los más importantes", aseguró Di Si esta tarde durante una rueda de prensa virtual.

"Tenemos un plan agresivo para los próximos dos años y un equipo específico que está trabajado en la nacionalización de piezas. No es sólo comprar, sino también la parte técnica y la especificación. Es un proceso complejo que precisa de mucho trabajo", sostuvo el directivo de Volkswagen.

En ese sentido, afirmó que se trata de una apuesta a largo plazo y que incluirá contratos de al menos 5 años, todo ello como parte de un proceso de expansión de la empresa en el país.

Esta nueva etapa incluye la inversión de US$ 150 millones para producir desde junio un nuevo modelo de cajas de cambios en su planta de Córdoba, destinada a la exportación a Europa, y la ampliación del segundo turno en esa misma fábrica.

"Estamos estudiando ser competitivos, porque al fin del día algunos de esos productos quedan en Argentina pero muchos se exportan y lo importante es que todos salgamos ganando", aseguró Di Si.

Después de un enero que mostró un aumento en la fabricación nacional de casi un 10% con respecto a 2020, Di Si se mostró confiado en que este año sea mejor que el año pasado y que tanto en Argentina como en Brasil pueda crecer la industria y exportar a otros países

"Cuando la torta crece, ya sea nacionalizando o exportando más, hay oportunidad de bajar impuestos en Argentina. No podés bajar el impuesto sin aumentar el volumen", reconoció el directivo.

De todos modos dijo que sería necesario impulsar facilidades de pago para la compra de vehículos, como en su momento fue el ProCreAuto.

"Soy un fiel defensor de créditos blandos para los consumidores. Son fundamentales para que la industria funcione y la rueda gire más rápido. Este año hay una gran oportunidad para aprovechar un mercado en expansión", sentenció.

La semana pasada, el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, estuvo en la planta de Volkswagen en Sao Bernardo do Campo, en las afueras de San Pablo, donde se reunió con Di Si y evaluaron el futuro de los autos eléctricos y la importancia que el litio argentino tendrá para los mismos.

Al respecto, sostuvo que Volkswagen tiene en agenda comenzar a importar autos eléctricos e híbridos a la Argentina en los próximos 5 años, pero que la producción de baterías de litio en el país permitiría complementarse con producciones de otras partes del mundo.

Por último, dijo que en 2021 "se van a recoger los frutos de dos años de inversión" y que la meta será cerrar el año con una balanza entre importación y exportación superavitaria ya que la producción local implica vehículos de mayor costo y alto valor agregado.

"Cuando exportamos de Argentina un Taos y un Amarok no es lo mismo que un Sedán. Son más divisas que entran para Argenitna, ya que valen el doble. Creo que vamos a tener saldo superavitario en dólares", cerró. (Télam)