Los precios de los granos cayeron en el mercado de Chicago debido a una fuerte toma de ganancias por parte de los fondos especulativos, tras haber tocado precios máximos en casi una década.

El contrato de mayo de la oleaginosa cayó 2,90% (US$ 17,73) hasta los US$ 592,40 la tonelada, a la vez que el de julio lo hizo por 3,56% (US$ 21,50) para ubicarse en US$ 582 02 la tonelada.

Los fundamentos de la baja radicaron en la fuerte toma de ganancias por parte de los fondos especulativos.

Además, las ventas de exportación de la semana pasada finalizaron en 196.800 toneladas, "por debajo de la estimación más pesimista, lo que mostraría cautela y un ritmo de negocios incierto", marcó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Sus subproductos acompañaron la caída, con un desplome del 6,07% (US$ 30,20) en la harina hasta los US$ 466,82 la tonelada, mientras que el aceite lo hizo por 0,90% (US$ 13,67) para concluir la jornada a US$ 1.500 la tonelada.

Por su parte, el maíz descendió 5,08% (US$ 15,16) y se posicionó en US$ 283,06 la tonelada, debido a la probable suba de la oferta global y estadounidense del grano amarillo, según indicó el informe publicado ayer de oferta y demanda mundial de granos por parte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Asimismo, los nuevos máximos alcanzados hace algunas jornadas llevan a cierres de posiciones y nuevas tomas de ganancias.

Por último, el trigo cayó 3,74% (US$ 10,38) y se ubicó en US$ 266,94 la tonelada, debido a los pronósticos de lluvias para las zonas productoras de Estados Unidos que mejorarían las condiciones productivas del cereal, al mismo tiempo que una consultora rusa aumento la proyección de producción en dicho país. (Télam)