Los precios del petróleo mantenían su avance apuntalados por el frío polar que afecta a los yacimientos de Siberia y en Texas y que provoca una importante interrupción del suministro de energía, en el sur de Estados Unidos.

El barril de la variedad WTI subió 1,9% y cerró en 61,20 dólares mientras que el tipo Brent escaló 1,7% y concluyó en 64,40 dólares, de acuerdo con datos suministrados por la agencia Bloomberg.

De esta manera, las dos variedades de crudo superan los precios registrados a fines de 2019 y de acuerdo con los especialistas, con estos precios, las operaciones de bombeo son rentables.

El barril del petróleo se ha visto apoyado también, en las últimas semanas por los recortes de oferta de la OPEP+ y la esperanza de un repunte de la demanda debido a las vacunas para el coronavirus, pero el frío extremo en Texas y en Siberia han impulsado los precios en días recientes.

Los expertos del sector privado prevén que las fuertes heladas en Estados Unidos interrumpirán la producción durante varios días, o incluso semanas, ya que los pozos se congelaron y las refinerías cerraron.

El entorno de precios más fuerte puso una mayor atención en la OPEP+ que se reúne para fijar la política el 4 de marzo.

En una conferencia sobre petróleo, en Dubai, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Abdulaziz bin Salman, dijo que era demasiado pronto para declarar la victoria contra la Covid-19 y que los productores de petróleo deben seguir siendo "extremadamente cautelosos".

Es probable que los productores de petróleo de la OPEP+ moderen las restricciones que aplican a la oferta después de abril, dada la recuperación de los precios.

Por su parte, la India, el tercer mayor consumidor de petróleo del mundo, pidió hoy a la OPEP que reconsidere el recorte en la producción petrolera y relaje la medida".

"El aumento de los precios del petróleo durante las últimas semanas está perjudicando la frágil recuperación económica mundial" tras el golpe de la pandemia, indicó el Ministerio de Petróleo indio en un comunicado, después de una reunión virtual entre representantes de la OPEP, la Agencia Internacional de Energía (IEA), y el Foro Internacional de Energía (IEF).

En tanto, el oro volvió a retroceder 1,4% para cerrar en 1.775 dólares la onza, muy lejos de los más de los 2.000 dólares que pronosticaban hace un año los analistas del mercado del metal. (Télam)