El precio del petróleo registró hoy en Nueva York un incremento como consecuencia del cierre de las instalaciones en el Golfo de México por el huracán que está afectando la producción.

El barril de la variedad WTI ganó 1,4% y se negoció en 70,70 dólares mientras que el tipo Brent subió 1% y se pactó en 73,70 dólares, según cifras suministradas por el Nymex.

Con estos precios, el crudo atravesó la barrera de los 70 dólares el nivel más alto, en el último mes y medio, tras la presencia de una nueva tormenta tropical.

Numerosas plataformas petrolíferas en el Golfo de México se cerraron para prevenir daños mayores, tal como ocurrió, a fines de agosto tras el paso del huracán Ida que llegó con sus efectos devastadores hasta Nueva York.

La temporada de huracanes le pone más presión a los precios y según datos oficiales, un 43,6 % de la producción de petróleo estadounidense y un 51,6 % de la de gas natural, se extrae del Golfo de México.

La preocupación está aumentando, sobre todo dada la posibilidad de que una nueva tormenta tropical golpee sobre Texas en las próximos horas. El Centro Nacional de Huracanes proyecta que la tormenta tropical Nicholas cruzará a lo largo de la costa sur de Texas esta medianoche.

La OPEP aumentó hoy sus previsiones de consumo de petróleo para 2022, y proyectó un consumo superior a los 100 millones de barriles diarios.

La escasez de suministro, la alta demanda de cara al invierno y la recuperación económica tras la pandemia vaticinan que los precios se mantendrán altos al menos hasta el final de primavera boreal.

Sin embargo, todo puede cambiar si finalmente progresan las negociaciones en Viena por un nuevo acuerdo nuclear con Irán, ya que la Organización Internacional para la Energía Atómica (OIEA), el organismo de control atómico de las Naciones Unidas llegó a un acuerdo con Teherán sobre el retraso en el mantenimiento del equipo de monitoreo de las instalaciones iraníes.

En tanto, el oro subió 0,1% y cerró en 1.795 dólares por onza. (Télam)