El precio del barril de petróleo registró hoy una suba, luego de que la Reserva Federal (FED) anunció una política monetaria más estricta para combatir la inflación y una suba de la tasa de interés en tres instancias para 2022, aunque quedó supeditada a una mejora en el mercado laboral.

El barril de la variedad WTI ganó 1,2% y se ubicó en US$ 71,60 mientras que el tipo Brent subió 1,1% y cerró en US$ 74,50, según cifras suministradas por el New York Mercantil Exchange (Nymex).

El precio del petróleo amaneció apuntando a la baja después de que ayer la Agencia Internacional de la Energía (AIE) previera una relajación de los elevados precios globales del petróleo para 2022 debido al aumento de la producción, la liberación de reservas, el incremento del refino y la irrupción de la nueva variante de la Covid-19.

Los precios se debilitaron al principio de la sesión, presionados por la propagación de la variante Ómicron y las restricciones en los viajes.

El Reino Unido reportó la mayor cantidad de novedades casos de coronavirus desde que comenzó la pandemia, lo que subraya la alta tasa de transmisión de la nueva cepa. Eso se suma a la convicción de que los inventarios se acumularán más rápidamente el próximo año.

El petróleo ha oscilado entre ganancias y pérdidas esta semana a medida que los operadores sopesan señales contradictorias sobre la demanda y la oferta.

Click to enlarge
A fallback.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, Vitol Group, el mayor comerciante de petróleo independiente del mundo, dijo que los precios subirán el próximo año por falta de nueva inversión en producción.

Pero las perspectivas para el consumo parecen estar deteriorándose a medida que China, el mayor importador de crudo, limita los viajes de vacaciones para contener el coronavirus.

La caída del crudo a principios de semana se ha traducido en una recuperación parcial de un mercado bajista a finales de noviembre.

El rápido aumento de casos de Ómicron y otro informe sobre la perspectiva inflacionaria es probable que disminuyan el apetito por el riesgo, lo que se refleja en la caída de los volúmenes de negociación antes de la temporada de vacaciones de fin de año.

Mientras tanto, las reservas de crudo de Estados Unidos cayeron 4,58 millones de barriles la semana pasada, según un informe de la Administración de Información de Energía (EIA).

Gran parte de la caída en los suministros de crudo provino de una suba del 61% en las exportaciones. Sin embargo, el aumento de las exportaciones indica que la demanda mundial de petróleo sigue siendo fuerte, incluso en relación con el impacto de la variante Ómicron.

En tanto, el gas natural registró una suba de 1,6% y cerró en 3,81 dólares por millón de BTU.

Finalmente, el oro ganó hoy 0,4% y cerró en 1.779 dólares por onza. (Télam)