El precio del barril de petróleo se mantuvo hoy en Nueva York y solo subió el tipo Brent, en la esperanza de una rápida recuperación de la economía china que no parece concretarse al menos en el corto plazo, mientras que los inversores focalizan su atención en el ritmo de ajuste de tasa de interés que imprimirán tanto la Reserva Federal (FED) como el Banco Central Europeo (BCE).

El barril de la variedad WTI se mantuvo sin cambios en 81,60 dólares mientras que el tipo Brent subió 0,5% y cerro en 88 dólares, según cifras consignadas en el New York Mercantil Exchange (NYMEX).

Los inversores siguen siendo optimistas por el levantamiento de las medidas sanitarias restrictivas en China, el mayor importador de petróleo del mundo, ya que esperan que esto conduzca a una reactivación de la economía y del consumo de energía, sobre todo durante las celebraciones del Año Nuevo chino, que empezó el pasado fin de semana y que durarán varios días.

Sin embargo, los inversores empezaron a focalizar su atención en los movimientos tanto de la FED como del BCE respecto del ritmo de las subas de sus respectivas tasas de interés de referencia.

Los operadores y analistas tampoco tienen en claro cuál será la estrategia de ambos bancos centrales.

Para algunos, la FED insistirá con varios ajustes durante el año de medio punto porcentual hasta llegar a una tasa de referencia de 5,5% a 6%, en un intento de blindar la economía frente al avance de la inflación.

Para otros, el banco central irá ajustando de a poco la tasa y si considera que la baja de precios permite más oxígeno a la economía, los ajustes serán de menor magnitud, aunque todo estará definido también por la estructura del mercado laboral y por los niveles de consumo personal.

En el caso, del BCE el problema, además, está supeditado no sólo a la baja de precios sino también al suministro de insumos, en especial, de la energía, al desarrollo de la guerra en Ucrania y al desmantelamiento de la dependencia de suministros de China.

Los contratos futuros de gas natural se negociaron con una suba de 8,6% y se pactaron en 3,45 dólares por millón de BTU.

Finalmente, el oro se mantuvo sin cambios y cerró en 1.945 dólares por onza. (Télam)