El sindicato metalúrgico alemán IG Metall demandó un incremento de las ayudas estatales para que sus trabajadores puedan hacer frente a la creciente inflación que registra ese país (7,9% interanual en mayo).

“La política de negociación colectiva no podrá por sí sola ofrecer compensaciones para 2022 y 2023”, advirtió el líder del gremio, Jörg Hofmann, según la agencia de noticias DPA.

Hofmann exigió “hablar de un tercer paquete de ayudas para 2023” que incluya una rebaja fiscal del precio de la energía de 300 euros para cada adulto (US$ 315) y 100 euros de asistencia directa por hijo.

El sindicalista pidió que también se limite el precio del gas para garantizar el consumo normal de los hogares y que se reduzca el precio de la electricidad.

Para financiar estas rebajas IG Metall sugirió suspender también el freno de la deuda en 2023.

Se pretende así asegurar los salarios reales en la próxima ronda de negociación colectiva para la industria metalúrgica y eléctrica.

Esto podría equivaler a una demanda de un aumento salarial de al menos 7% más un componente de redistribución, afirmó Hofmann.

La junta directiva del gremio definirá el 20 de junio próximo su recomendación de demanda salarial. (Télam)