La expectativa a futuro de los argentinos sobre el mercado laboral mejoró y la mayoría cree que tendrá más oportunidades laborales hacia finales de este año, cuando haya más vacunas aplicadas y se evidencie una mayor recuperación de la economía a nivel general, de acuerdo con un informe privado.

Según el estudio semestral Randstad Workmonitor -que releva las expectativas, estados de ánimo y comportamiento de los trabajadores en 34 países, incluida la Argentina-, las personas se acostumbraron a los vaivenes de la “nueva normalidad” y, tras un largo período de crisis sanitaria, cuarentena, cierres y restricciones, tienen mejores expectativas sobre el mercado laboral a futuro.

El 65% de los encuestados cree que tendrá más oportunidades laborales hacia finales de este año, cuando haya más vacunas aplicadas y se evidencie una mayor recuperación de la economía a nivel general.

Esto tiene un correlato directo en el descenso del temor entre los trabajadores argentinos respecto de la posibilidad de perder el empleo que actualmente se sitúa en el 8,8%, cayendo 2,5 puntos porcentuales respecto de los resultados del segundo semestre de 2020.

Asimismo, se registró una baja en la satisfacción de los argentinos en relación con su empleo actual que se sitúa en 72,4%, 6,7 puntos porcentuales por debajo de la marca de finales de 2020.

“Casi sin darnos cuenta, el paso del tiempo y esa competencia tan humana que es la capacidad de adaptación hacen que poco a poco nos vayamos acostumbrando a la nueva normalidad del mercado laboral", afirmó Andrea Ávila, CEO de Randstad para la Argentina y Uruguay.

Dijo que "eso explica que aún en un contexto de altísima incertidumbre, con una crisis sanitaria y económica que no retrocede, las expectativas y percepciones que los trabajadores tienen sobre sus posibilidades de desarrollo y la confianza en el mercado laboral mejoran levemente”.

En el relevamiento, el 7,6% de los argentinos afirmó estar buscando empleo activamente, el 7,9% indicó estar en búsqueda activa de un trabajo orientado a objetivos profesionales específicos, un 34,8% no está en búsqueda activa de empleo, pero sí abierto a hacer un cambio si apareciera una oportunidad superadora y un 35,3% de los consultados dijo no estar buscando trabajo.

Más allá de las expectativas, solo 20,3% de los trabajadores cambiaron efectivamente de trabajo durante la primera parte del 2021, lo que representa 3,8 puntos porcentuales menos respecto de los indicadores de fines de 2020.

“Hemos superado un año muy duro, en el que debimos adaptarnos y desplegar toda nuestra capacidad de adaptación y resiliencia para afrontar un mercado laboral difícil, especialmente en los primeros meses de la pandemia. Con el paso del tiempo y las empresas acomodándose a las condiciones del contexto, los indicadores de actividad productiva van dando señales de un panorama más optimista para lo que resta del año”, concluyó Ávila.


(Télam)