El incremento del precio de los automóviles en el último año a un ritmo superior al de la inflación y de la evolución del tipo de cambio, generó que en abril un trabajador necesitará al menos un monto equivalente a 36,2 meses de salarios para poder comprar un vehículo 0 kilómetro, según un informe elaborado por la Asociación de Concesionarias de Automotores (Acara).

El calculo tomó en cuenta el precio de un modelo de automóvil chico que en abril fue $2.687.809 y un sueldo promedio de $74.295, tomando como referencia la Ley de Contrato de Trabajo.

El valor promedio del 0 Km registró en abril un incremento del 5%, similar al alza de precios que se viene dando en la industria en los últimos dos años, en la mayoría de los casos por encima del índice de variación de precios minoristas que mide el Indec.

Si bien en el año acompañó en promedio el alza de precios del resto de la economía, de acuerdo a Acara, en los últimos 12 meses móviles el valor del modelo de referencia tomado para el cálculo marcó un incremento de 71%, mientras que en los sueldos el acumulado hasta marzo pasado -según el Indec- fue de 55,1%.

Fuentes de Acara explicaron que, en lo que va de este año, en enero se requerían 31,5 sueldos para la compra de una unidad 0 Km, en febrero 32,8 salarios y en marzo 34,5 haberes, acompañando la aceleración inflacionaria.

Esa necesidad de ahorro se incrementó en un 38% en los últimos meses, de acuerdo al relevamiento de cifras de la entidad que nuclea a las concesionarias oficiales de todas las marcas.

La evolución de esta variable se hace más notoria en los últimos 24 meses, ya en abril de 2020 eran necesarios 17 salarios promedios para llegar a un 0 Km, menos de la mitad de lo que se requiere ahora.

Para comparar el nivel de aceleración actual en los precios del sector automotor en los últimos tres meses, se destaca que el ticket promedio de un vehículo nuevo pasó, según precios de lista, de $2.437.922 en febrero, a $ 2.559.818 en marzo, y a $ 2.687.809 en abril.

En el mismo trimestre móvil, el tipo de cambio oficial evolucionó un 4% y un 26% en los últimos 12 meses; mientras que el tipo de cambio paralelo lo hizo en un 2% y un 44% respectivamente.

Fuentes de las terminales nacionales explicaron, por otro lado, que la industria viene incrementando sus precios mes a mes entre 4 y 7 según la gama de los modelos.

En ese sentido, el presidente de una de las marcas de mayor venta del mercado local explicó que no sólo hay que tomar como referencia la evolución del dólar -ya que si bien modelos que se producen en el país tienen gran integración de partes importadas- sino que en el último año se viene registrando un incremento de insumos y logística.

Al respecto puso como ejemplo el salto exponencial de algunas materias primas como el aluminio que multiplicó su valor internacional desde mediados del año pasado en una tendencia formada por el incremento de la demanda por el incremento productivo tras el pico de la pandemia y que se profundizó por efecto de la guerra en Ucrania.

Algo similar viene ocurriendo con la logística, para lo cual se toma como referencia el aumento exponencial que tuvo el costo del contenedor, un costo agregado ya sea a la importación de vehículos terminados como de las autopartes que requiere toda la industria.

A esto se sumó la pandemia que también se hizo sentir en la caída de la oferta y el alza de precios en los semiconductores -presentes en todos los vehículos de crecientes componentes electrónicos y digitales-, que hizo que los productores se volcaran al segmento de alta gama, por encima de los chips menos avanzados. (Télam)