El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Estados Unidos continuó desacelerándose y registró una tasa interanual del 7,7% en septiembre, medio punto porcentual menos que el mes precedente y más de un punto menos frente al pico de 9% de junio, anunció hoy la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) dependiente del Departamento del Trabajo.

De esta forma, la inflación se ubica en mínimos desde enero de este año.

La variación mensual, en tanto, marcó un 0,4%, impulsada por un avance en los precios de la nafta, que tras descender más de un dólar el galón (3,7 litros) desde el pico del último mes de junio, comenzó a avanzar nuevamente desde septiembre.

Por su parte, el IPC núcleo –que excluye los valores volátiles de los alimentos y la energía- totalizó 6,3% anual y 0,3% mensual, marcando también una desaceleración frente al índice de septiembre.

Los datos de hoy fueron mejores de los previstos por los economistas, quienes estimaban, en promedio, una suba de 0,6% mensual en el IPC general y de 0,5% en el núcleo, según la agencia Bloomberg.

Asimismo, estos datos le otorgan mayor margen a la Reserva Federal (FED) para que comience a mermar el ritmo de subas de la tasa de interés de referencia.

La semana pasada, la FED dispuso una nueva suba de 75 puntos básicos –la cuarta consecutiva- ubicando así a la tasa en un rango de entre 3,75% y 4%, el nivel más alto desde enero de 2008.

Esta política agresiva, iniciada por la autoridad monetaria en marzo último, busca calmar a los números inflacionarios que este año llegaron a récords en cuarenta años, con la contrapartida de desacelerar la demanda y la economía en general.

Sin embargo, hasta el momento, el mercado laboral y la demanda de los consumidores resistió los embates de las tasas, siendo el mayor perjudicado el mercado inmobiliario por la suba de las hipotecas.

Sin embargo, según declaró el presidente de la FED, Jerome Powell, deberá haber una patrón “más consistente” de bajas en los índices antes de un cambio en la política.

Entre los componentes que impulsaron la inflación de septiembre y aumentaron más que el índice general se encuentran el valor de los productos energéticos (+1,8% mensual), la nafta (+4,0%), los alimentos (+0,6%) y los alquileres (+0,8%).

En ese sentido, en la comparación anual, los alimentos y la energía continúan registrando los mayores incrementos en sus precios con aumentos del 17,6% y 10,9%, respectivamente, aunque, en ambos casos, desacelerando sus incrementos frente a los de septiembre.

Entre los demás componentes de la economía, el índice de octubre mostró un “panorama mixto, con subas y descensos”, según el reporte del BLS.

Los seguros para vehículos (+1,7% mensual), recreación (+0,7%) y los autos cero kilómetro (+0,5%) marcaron alzas, mientras que, por el contrario, cayeron los valores del cuidado sanitario (-0,5), medicamentos (-0,1%), autos y camiones usados (-2,4%), indumentaria (-0,7%) y pasajes de avión (-1,1%).

Sin embargo, el costo de los vehículos cero kilómetro (+8,4% anual), se encuentra entre los items –además de los alimentos y la energía- que crecieron por encima de la inflación. (Télam)