El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, firmó hoy el acta de inicio de la obra de pavimentación del segundo tramo de la ruta nacional 51, que conecta la provincia norteña con Chile, a través del Paso de Sico, cuya ejecución demandará una inversión de $1.500 millones

“Hoy es un día histórico porque el sueño de la ruta 51 pavimentada para que sea nuestra salida al Pacífico comienza a hacerse realidad", dijo Sáenz, quien agregó que se trata de una obra que "muchos prometieron y nunca cumplieron”.

El mandatario firmó hoy, en la sede gubernamental salteña del Centro Cívico Grand Bourg, el acta de inicio de las obras de pavimentación de más de 20 kilómetros, correspondientes al segundo tramo de los tres acordados entre el Gobierno de Salta y el Gobierno Nacional.

“Trabajamos por el sueño de la integración regional, ejecutando obras estratégicas que posicionen a Salta como eje norte del corredor bioceánico norte”, afirmó el gobernador.

Asimismo, destacó la importancia del corredor bioceánico para llevar las producciones regionales a los mercados del Océano Pacífico, y sostuvo que por ello es necesaria la pavimentación de la ruta nacional 51 hacia el Paso de Sico y aseveró que no descansará "hasta conseguir que se hagan los cinco tramos”.

En este sentido, subrayó que es vital para la provincia y la región la salida al Pacífico y la apertura de mercados, porque “abre expectativas a la producción y al sector exportador, y genera mayores puestos de trabajo”.

“El año pasado fue un año de gestión y este será de ejecución", afirmó Sáenz, al enumerar las obras que se realizarán en Salta.

En este sentido, anunció que el próximo 4 de marzo se realizará la licitación de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, que triplicará la capacidad actual con una inversión mayor a $6.500 millones.

Además, mencionó otras obras fundamentales para la conectividad, para igualar el acceso a la salud y para ampliar la red de agua potable, especialmente para la zona declarada en emergencia sociosanitaria, en el norte provincial.

Por su parte, el ministro de Infraestructura de Salta, Sergio Camacho, precisó que las obras de este segundo tramo de la ruta 51 prevén una inversión de inversión de $1.500 millones.

“Este es uno de los tramos más complejo”, dijo Camacho, y detalló las dificultades que plantea el trabajo en altura de Abra de Chorrillo y los radios de giro que presenta el camino.

El acta de inicio de las obra fue firmada por el jefe del 5° Distrito de Vialidad Nacional, Francisco Agolio; el jefe de Sección Inspecciones de Obras, Luis Assenato; y el supervisor de Obra, Cristian Ortega.

En representación de la Contratista Servicios Viales de Pigüe SA–Vialtec SA–UTE, firmaron el representante Legal, Eduardo Gabriel Cullel, y el representante técnico, Miguel Alejandro Arias. (Télam)