El ministro de Desarrollo Agrario bonaerense, Javier Rodríguez, firmó hoy un convenio de colaboración con el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) para la industrialización del sector en la Provincia, y afirmó que "Buenos Aires cuenta con una producción vitivinícola creciente" .

Aunque reciente, el desarrollo de la vitivinicultura en la provincia ha crecido más de un 250% en los últimos diez años, y ocupa en la actualidad el décimo lugar de importancia en la producción nacional, precisó un comunicado de la cartera provincial.

Rodríguez firmó el acuerdo con el titular de INV, Martín Silvestre Hinojosa, con el objetivo de desarrollar proyectos en común que promuevan la expansión e industrialización de la producción vitivinícola bonaerense.

"La provincia de Buenos Aires cuenta con una producción vitivinícola creciente y ese crecimiento es acompañado y promovido por un Estado provincial que tiene políticas y acciones concretas", aseguró el ministro Javier Rodríguez.

El funcionario expresó que "la producción vitivinícola tiene un enorme potencial para generar empleo, agregado de valor, exportaciones, e incluso potenciar la actividad turística y cultural de una región, generando de esta manera desarrollo local y regional".

Entre el conjunto de medidas que ha ido lanzando el Ministerio de Desarrollo Agrario para fortalecer la fruticultura, se destaca la línea crediticia a siete años con destino al incremento de la superficie con frutales, en convenio con el Banco Provincia.

También se está elaborando con periodicidad mensual el informe de condiciones climáticas, específico para esta actividad, y por otro lado, días pasados, el ministro Javier Rodríguez dio inicio a la entrega de más de 18.000 árboles frutales en toda la Provincia.

El acuerdo firmado entre el MDA y el INV busca desarrollar proyectos en común, de interés enológico y turístico, aportes técnicos relativos a la producción, comercialización e industrialización vitivinícola en la provincia de Buenos Aires, y al incremento de la productividad del sector.

A partir de este convenio se jerarquizará la asistencia técnica, la difusión y las capacitaciones para el diseño y producción de cultivos de vid en toda la Provincia, y mediante el acuerdo con el INV, se podrá mejorar el mapa provincial de productores, con más información de relevancia que el Instituto aporte en cuanto a esta producción.

Además, se prevé la realización conjunta de cursos provinciales y regionales sobre la producción de vino bonaerense que contemplarán todos los ejes necesarios que forman parte del proceso, desde el diseño del módulo productivo hasta las técnicas para el embotellado.

A su vez, ambas partes trabajarán de forma articulada para aumentar la cantidad de productores registrados en el Instituto y así fortalecer la formalización y regularización de la actividad, y por último, el INV facilitará botellas a pequeñas y medianas productoras de vino bonaerenses.

La producción vitivinícola está localizada principalmente en el sudoeste bonaerense, Tornquist, Saldungaray, Pringles, Daireaux y Médanos/Villarino. Sin embargo, también se encuentran algunas producciones en los municipios de General Pueyrredón, Tandil, Junín y en algunas zonas periurbanas como Cañuelas y Berisso.

En la actualidad, la producción de vino bonaerense se enmarca en tres estrategias de comercialización: la venta de botellas en mercados locales; la venta local con el objetivo de aumentar la producción para venta en supermercados y vinotecas; y el enoturismo, con la intención de generar un paquete que tenga al origen como un diferencial en la venta y que las bodegas sean parte del desarrollo turístico local.

En los últimos dos años la provincia de Buenos Aires ha elaborado un volumen superior al promedio; en 2020 se elaboró un 76,1% más que en el año 2019, y se exportó vino a cuatro países: Estados Unidos, Austria, Brasil y Paraguay. (Télam)