El gigante minero australiano Rio Tinto acordó comprar un yacimiento de litio en la provincia de Salta por 825 millones de dólares, en un intento por acelerar su impulso hacia las materias primas utilizadas en las baterías, de acuerdo con un reporte de la agencia Bloomberg.

La segunda minera más grande del mundo informó hoy que adquirirá el activo Rincón a un grupo privado.

La mina se encuentra en lo que los especialistas denominan el "triángulo de litio en América del Sur", una zona que comprende puntos limítrofes de la Argentina, Bolivia y Chile.

El acuerdo, junto con las recientes adquisiciones de Millennial Lithium Corp. y Neo Lithium Corp., ayuda a consolidar la posición de Argentina como un destino a largo plazo, para el desarrollo del litio, dijo Chris Berry, presidente de la consultora industrial House Mountain Partners.

Las principales empresas mineras buscan cada vez más expandirse a los llamados productos básicos de cara al futuro, como el litio, el cobre e incluso los fertilizantes, a medida que los inversores y los gobiernos aumentan la presión sobre más materiales contaminantes que durante mucho tiempo han sido los más rentables.

Los fabricantes de automóviles, desde Tesla hasta Volkswagen, necesitan un suministro cada vez mayor de materiales para baterías para acelerar el lanzamiento de vehículos eléctricos.

Click to enlarge
A fallback.

"Esta adquisición está fuertemente alineada con nuestra estrategia de priorizar el crecimiento del capital en materias primas que apoyan la descarbonización y continuar brindando retornos atractivos a los accionistas", dijo el director ejecutivo de Rio Tinto, Jakob Stausholm, en un comunicado.

La compañía sostuvo que el proyecto -que se encuentra sin desarrollar- tiene el potencial de producir carbonato de litio de grado de batería.

Rio Tinto ya está buscando desarrollar una mina de litio de 2.400 millones de dólares en Serbia, pero la operación se ha visto demorada por la presión de activistas locales.

Esos obstáculos hacen que el acuerdo en Argentina sea "especialmente importante", dijo Berry de House Mountain.

"Uno de los errores más grandes que veo que cometen las empresas mineras es que no tienen un plan B. Claramente, Rio Tinto ha pensado en su estrategia de litio", agregó el directivo.

El impulso de Río Tinto hacia el litio se produce cuando los precios suben. La transición global hacia el transporte electrificado ha disparado el consumo y los precios del litio se han más que triplicado este año a un récord.

(Télam)