El gobierno de Río Negro prorrogó hoy el estado de emergencia y desastre en zonas del Alto Valle afectadas por heladas tardías y granizo para brindar un apoyo para los más de 600 productores recientemente afectados por estos eventos climáticos, se informó oficialmente.

La prórroga, que se realizó mediante el decreto provincial 1397, alcanza a los productores de cultivos frutihortícolas, de frutos secos, vid, uva de mesa y otros en las localidades de los departamentos Pichi Mahuida, Avellaneda, General Roca y el Cuy.

Esta nueva declaración de emergencia, avalada por el decreto 1417, "será por el plazo de 18 meses teniendo en cuenta el ciclo productivo de los cultivos y el económico-financiero de los productores", aseguraron voceros del área Agro Industria provincial

Según las primeras evaluaciones realizadas por los productores y el INTA de la ciudad de Villa Regina, serían más de 2.000 las hectáreas afectadas por los eventos climáticos.

En este sentido, días atrás, el subsecretario de Fruticultura rionegrino, Pablo de Azevedo, en declaraciones radiales dijo: "Estamos en noviembre, aún resta bastante tiempo para la cosecha y el clima no está dando respiro en este tiempo con la helada tardía con bastante afectación".

"Luego la primera granizada que afecto Cipolletti, Fernández Oro y Allen, a los pocos días otra granizada en la misma zona del alto valle", agregó.

"Salimos a recorrer las zonas, viendo los epicentros, y con información extra oficial, de hablar con productores y gente del INTA de Villa Regina que hacen un trabajo muy importante, se habla de mas de 2.000 hectáreas con algún nivel de afectación", completó el funcionario.

Con respecto a la prorroga anunciada hoy, los productores afectados podrán continuar con los beneficios de la medida que exime, total o parcialmente según el daño registrado, del pago de impuestos inmobiliarios y automotor para los productores castigados por heladas y granizo,

Además de prórroga en herramientas financieras de la provincia como se hizo en abril pasado con el PAR Agro insumos, y la puesta a disposición de un plan de pagos especial de la agencia de recaudación tributaria.

Esta extensión de la emergencia agropecuaria y la nueva declaración, parte de la demanda del sector.

Se entiende que los productores afectados en la pasada temporada aún no han logrado tener ingresos para hacer frente a los compromisos asumidos y que los productores afectados en la actual temporada registran en muchos casos daños superiores al 80%. (Télam)