La Cámara Federal de la Seguridad Social revocó hoy una sentencia de primer instancia que se pronunció en contra de la actualización de la Prestación Básica Universal (PBU), uno de los componentes de los haberes de los jubilados.

Fuentes judiciales indicaron que la solución adoptada por la Sala 2 de la Cámara es similar a otras dictadas por el tribunal en los últimos días.

En este caso específico, el reclamo tuvo como sustento que la falta de actualización del PBU tenía efectos “confiscatorios” sobre sus haberes previsionales.

En primera instancia se había rechazado la pretensión por considerar que el demandante había adquirido el beneficio jubilatorio luego de la sanción de la ley 26.417 y la Resolución 06/2009 de la Secretaría de Seguridad Social (SSS), a partir de las cuales el monto del PBU pasó a ser fijo “eliminándose toda referencia” a valores que establecían normas anteriores.

La Sala 2 de la Cámara recordó fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en los que se “puso particular énfasis en el carácter integral de los beneficios de la seguridad social” y que debía evaluarse de manera concreta “qué incidencia tenía la ausencia de incremento de uno de los componentes de la jubilación”.

Para los camaristas Juan Fantini Albarenque y Fabián Carnota de esos precedentes “no surge que el máximo tribunal hubiere limitado la actualización de la PBU a una fecha de adquisición del beneficio”, sino que “se procuró evitar la materialización de un supuesto de confiscatoriedad con relación a uno de los componentes del haber”.

Click to enlarge
A fallback.

En su fallo, los camaristas mandaron actualizar los índices aplicables hasta la sanción de la ley 26.417 y “una vez realizado dicho cálculo la magistrada de la instancia anterior deberá determinar la incidencia porcentual del PBU en el valor total de la prestación y verificar si su falta de actualización genera un resultado confiscatorio”.

Agregaron que “en caso de verificarse el supuesto de confiscatoriedad” conforme los fallos de la Corte, “se utilizará el monto actualizado a febrero 2009 a los fines de aplicarle posteriormente los aumentos por movilidad conforme al artículo 32 (de la ley 26417) hasta la fecha de solicitud del beneficio”. (Télam)