La compañía Nación Seguros de Retiro, empresa vinculada con el Banco de la Nación Argentina (BNA), relanzó dos instrumentos de ahorro y previsión “para acompañar a los futuros jubilados con un ingreso complementario”: el seguro de retiro individual y el seguro de retiro colectivo.

“Ambas soluciones son herramientas de ahorro de mediano o largo plazo”, se aclaró en un comunicado de prensa.

En el primer caso la adhesión al seguro de retiro es individual y sólo requiere de la contratación por parte del interesado.

El seguro de retiro colectivo, por su parte, es “una herramienta flexible, diseñada de acuerdo a las condiciones que se acuerdan con el contratante (empresas, gremios, cooperativas, colegios profesionales, municipios, provincias, organismos gubernamentales, etc.) en beneficio del grupo de personas que pertenecen a esa entidad”.

A modo de ejemplo, la información precisó que “si se contrata un seguro de retiro individual a los 30 años de edad, de renta vitalicia básica, con un aporte mensual de $1.500 y un retiro planificado a los 65 años, se estima un saldo final proyectado de $2.576.217 y una renta inicial de $18.206.

Para ese cálculo se contemplaron rentabilidades de 25% a partir del primer año, de 20% en el segundo, de 15% en el tercero y de 10% en el cuarto año y subsiguientes.

En tanto, para un seguro de retiro colectivo la contratación es iniciativa de una empresa u organismo, quien establece con la compañía las pautas que fijan el aporte mensual, tanto del empleado como del empleador, así como también el momento de libre disponibilidad de los fondos.

“Así se garantiza el objetivo: una importante mejora en los ingresos del asegurado al llegar el momento de su retiro”, agregó el comunicado.

Mediante esta modalidad, añadió, “la empresa aporta beneficios a su personal, no sólo en la etapa activa laboral o institucional”.

Según se indicó, los seguros de retiro poseen ventajas adicionales: una rentabilidad mínima garantizada; la inembargabilidad de los fondos acumulados; la flexibilidad en la elección del monto; la periodicidad de los aportes, así como la libre designación de beneficiarios.

Se suman además ventajas impositivas: los fondos acumulados están exentos del Impuesto a los Bienes Personales; los aportes son deducibles de la base imponible del Impuesto a las Ganancias; y los importes integrados por las empresas a sus empleados no están sujetos a aportes ni contribuciones patronales.

Nación Retiro recordó que obtuvo en 2019 una rentabilidad de su cartera del 59,36%, y en 2020 del 50,39%, y remarcó que cuenta con “un amplio respaldo para ofrecer a los asegurados transparencia y confiabilidad en sus contrataciones”. (Télam)