El defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, insistió hoy en reclamar la rescisión del contrato de concesión de la distribuidora eléctrica Edesur, ante los reiterados cortes de luz y la “falta de vocación de invertir”.

Lorenzino recordó, en declaraciones a El Destape Radio, que el año pasado “con todos los intendentes de la región sur del conurbano bonaerense, entendimos que Edesur no tenía la voluntad, no había hecho las inversiones necesarias para evitar los cortes reiterados en el invierno y en el verano mucho peor”.

“Por eso solicitamos en su momento la rescisión, porque nos parece que las sanciones económicas que nunca se pagan tampoco modifican la calidad del servicio”, definió.

Edesur, continuó el funcionario, lleva más de 20 años en la Argentina y le quedan casi 60 años por delante, “así que si no hacemos nada, esto va a seguir sucediendo”.

Lorenzino consideró “importante que el titular del ENRE, que tiene mucho conocimiento del tema eléctrico, pueda tomar una decisión drástica en función del incumplimiento del contrato, que cambie esta inercia de no inversión y desidia”.

“No se trata de perjudicar al capital privado pero la empresa no cumple y perjudica a la gente”, señaló tras recordar que “ayer hubo otra vez 40.000 usuarios sin luz”.

Lorenzino afirmó que “no hicieron inversiones cuando tuvieron plata y ahora se apañan en el congelamiento de tarifas”, pero “no están en condiciones de pedir aumentos”.

Según el defensor, “el ENRE (Ente Regulador de la Electricidad) logró que las multas vayan a inversiones a través de los municipios, pero no es suficiente”.

“No alcanza con multas de $100 o 200 millones; esto requiere de una decisión política que no es fácil, pero hay que construir el consenso para tomarla”, dijo.

Lorenzino aclaró que “no hablamos de estatización, hablamos de una empresa que incumple y las sanciones no alcanzan, y de proponer a otra empresa que se haga cargo de la concesión”.

Además, evaluó que “tiene que haber una planificación que nos dé previsibilidad”, y resaltó en que “tenemos tarifas del primer mundo y un servicio del tercer mundo”.

El funcionario bonaerense juzgó que “los contratos de los años 90 (del siglo pasado) benefician exclusivamente a las empresas”, y el ENRE “durante el Gobierno anterior un era socio estratégico al no permitir los controles sobre las obras, que no fueron proporcionales a lo recaudado”.

Por otra parte, añadió, “es muy difícil el reclamo de particulares y negocios por las pérdidas de mercaderías”.

“Nosotros lo intentamos pero siempre se encontró la traba en el organismo de control: ese es otro desafío del Gobierno nacional, con la tecnología que tenemos no puede ser que sólo se disponga de una línea 0800”, consideró Lorenzino.

“Es necesario -advirtió- que la respuesta sea concreta, que no pidan un montón de papeles para ver si hacen un reclamo administrativo y en algún momento te dan algo de dinero; así la gente va a seguir perdiendo plata y tiempo con mucha mala sangre”. (Télam)